Como una medida de austeridad en sus finanzas públicas, el gobierno del estado prescindió de los servicios de Fitch Ratings, calificadora que hasta septiembre pasado otorgó, a la entidad la nota de AA+ (mex) , la segunda mejor nota que ofrece a los estados del país.

La información fue confirmada a El Economista por la Secretaría de Planeación y Finanzas (SPF) del estado, luego de que Fitch publicara en un comunicado en septiembre del 2016 el retiro de la calificación por motivos comerciales.

Al momento del retiro la perspectiva de la calificación de largo plazo era Estable , se lee en el oficio presentado por Fitch. La última revisión a las finanzas del estado la realizó el 25 de noviembre del 2015.

El director de Tesorería del gobierno del estado, Germán Rodríguez Sánchez, indicó que se trata de una medida adoptada desde finales del 2015 para disminuir el gasto dentro de la administración de Francisco Domínguez Servién, con la que se ahorrarán 21,000 dólares anuales (aproximadamente 435,300 pesos).

Rodríguez explicó que prescindir de una calificadora no afecta la calidad crediticia del estado, que al cierre del ejercicio fiscal del 2016 tendrá una deuda de 1,065 millones 834,703 pesos. No obstante, desde que asumió el cargo en el 2015, el titular del Poder Ejecutivo del estado, Francisco Domínguez Servién, aseguró que en su mandato no se contrataría más deuda pública.

Por los aspectos de austeridad que teníamos dejamos de cotizar con ellos. Estábamos con las tres calificadoras, éramos sólo dos estados a nivel nacional que teníamos las tres opiniones: Moody’s, Fitch, y Standard & Poor’s (...) No tendrá impacto, normalmente, en algunos contratos de las instituciones de crédito, piden dos calificaciones , explicó el funcionario.

Asimismo, descartó que la volatilidad en de la moneda nacional respecto del billete americano, derive en el término de los respectivos contratos con otras agencias calificadoras, de quienes esperarán sus cotizaciones para contar con sus servicios en el 2017.

Finanzas sólidas

El tesorero añadió que en los últimos años la entidad ha presentado finanzas sólidas, que han demostrado en las calificaciones recibidas. Para el caso de Moody’s, desde el 2007 y hasta la fecha ha mantenido la calificación a largo plazo de Baa1 , aunque con perspectiva Negativa, en escala global, y Aa1.mx , en escala nacional.

Mientras tanto, por parte de Standard & Poor’s, el estado mantiene desde el 2014 la calificación a largo plazo de BBB , con perspectiva Estable; y la calificación de mxAA+ , con perspectiva estable, en la Escala Nacional CaVal.

Riesgos

A pesar de la solidez de las finanzas del estado, previamente las tres calificadoras han advertido una contingencia en las mismas en el mediano y largo plazo, pues el Poder Ejecutivo del estado carece de un sistema pensionario, por lo que tiene que cubrir con sus recursos el pago de jubilaciones y pensiones.

Para este año, en el presupuesto de egresos se estableció un monto de 518.6 millones de pesos para cubrir el rubro.