Querétaro, Qro. Ante la emergencia sanitaria por el Covid-19, el turismo ha sido uno de los sectores productivos más impactados por el detenimiento de actividades y la implementación de medidas de aislamiento para evitar la propagación del virus.

En Querétaro, para la temporada de vacaciones de Semana Santa se estimaba una derrama económica por 742 millones de pesos, sin embargo, se prevé que se pierda 90% (667.8 millones de pesos), expuso el presidente delegacional de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), Carlos Habacuc Ruiz Uvalle.

Estas afectaciones derivan del detenimiento por el que cursan sectores como los prestadores de servicios turísticos, restauranteros y el resto de comercios que han tenido que parar funciones.

“La Semana Santa era de una importante derrama económica (...) Es casi 90% (lo que se perdería), se habla de que todo el tema turístico está parado, restaurantero, comercios en general; estamos hablando de una situación muy complicada que se va a seguir agravando”, expuso.

El impacto económico —expresó— se agravará con el paso de la contingencia, aunado a que también habrá impacto por la derrama económica que habitualmente se recibía por el Día del Niño, lo cual se verá frenado y afectará a ramas como la renta de salones de fiestas, regalos, entre otros.

Trabajo conjunto

El empresario refirió que la delegación de Canaco ha participado constantemente en las reuniones de trabajo que ha entablado el gobierno estatal con el sector empresarial, con la finalidad de generar una estrategia de apoyo, la cual se espera sea presentada en los próximos días.

La propuesta estará basada en un análisis del impacto económico de la pandemia en la entidad.

Para incentivar la reactivación de los comercios locales, en la cámara de comercio se plantean propuestas como generar esquemas crediticios con tasas blandas, así como esquemas accesibles para el pago de impuestos tanto estatales como federales.

Ruiz Uvalle refirió que es necesario que los programas que se lancen, inicien por dan atención a los comercios más pequeños, dado que son los más vulnerables a la contingencia.

En tanto, la Secretaría de Turismo del estado realiza un diagnóstico de las afectaciones económicas que generará en esta actividad la emergencia sanitaria. Esta rama productiva emplea a entre 54,000 personas directamente y a 100,000 indirectamente.

Frente a la contingencia sanitaria, la implementación de nuevos esquemas de venta en línea se ha potenciado como una alternativa para menguar el impacto económico generado por la contingencia.

Asimismo, tras el paro de labores que anunció el Congreso local —hasta el 30 de abril, pese a que el decreto federal planteaba la labor legislativa como una actividad esencial— el presidente delegacional de la Canaco instó a los diputados locales a crear propuestas legislativas que permitan amortiguar la crisis económica y social generada por el Covid-19.

estados@eleconomista.mx