Querétaro obtuvo el mayor crecimiento de la actividad económica por entidad federativa en el 2015, como consecuencia del comportamiento del sector industrial.

Durante el año pasado, el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) mostró que de los 28 Estados que arrojaron variaciones positivas, Querétaro registró el mayor aumento, con 8.2% a tasa anual, en su evolución económica a corto plazo, que se compone por actividades primarias, secundarias y terciarias, de acuerdo con cifras originales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Le siguieron Guanajuato, con 6.4%; Baja California, con 6.3%; Nuevo León, con 6.0%, Tlaxcala con 5.5% y Chihuahua, con un alza de 5.2 por ciento.

La producción industrial de Querétaro creció a una tasa de 9.4%, situación que para Guillermina Rodríguez Licea, coordinadora de Estudios Económicos del Grupo Financiero Banamex, no es una sorpresa, ya que esta entidad trae un comportamiento importante desde el 2014, como consecuencia de este sector, particularmente las manufacturas y la construcción; además este efecto positivo creó un círculo virtuoso en los servicios y en la generación de empleos.

En el caso de Guanajuato, aseguró, se debe al comportamiento dinámico de la región del Bajío, fundamentalmente a las inversiones realizadas en la industria automotriz, mientras en Baja California, el impulso provino del sector industrial, con un crecimiento de 9.4%, y al efecto estadístico que provocó el estancamiento de 2014.

Les pega el petróleo

Por el contrario, los cuatro territorios que presentaron contracciones fueron Campeche, con una caída en su actividad económica de 7.4%; Chiapas, con 3.1%; Tabasco, con 1.4% y Michoacán con un descenso de 0.2 por ciento.

La caída del precio del crudo y la disminución de la plataforma petrolera han pegado en el crecimiento de las entidades federativas, particularmente a Campeche y Tabasco.

La especialista manifestó que lo anterior se debe a que alrededor de 80% del PIB de Campeche es de la minería petrolera, por lo tanto, la baja de la plataforma petrolera, principalmente en Cantarell, afecta en la actividad económica del estado por esta alta dependencia del hidrocarburo.

Para Chiapas, su caída se originó por un comportamiento similar de la mayoría de los sectores económicos, fundamentalmente en la generación de electricidad, cuya buena dinámica en el 2014 provoca un comparativo difícil para el año pasado.

Rodríguez Licea explicó que el efecto estadístico también le pegó a Michoacán, es decir, en el 2013 tuvo las repercusiones de Ingrid y Manuel, en el 2014 se le inyectó recursos y en el 2015 ya no gozó de esta inyección; asimismo, añadió que la entidad no registró un impulso productivo.

Apoyo

De acuerdo al Semáforo Económico Estatal de México ¿Cómo vamos?, Nuevo León fue la entidad que más aportó al PIB nacional en el 2015 con 0.45 puntos porcentuales.

La analista explicó que en Nuevo León, la dinámica positiva se produjo por igual comportamiento de la construcción y de los servicios.

Por actividades, el podio de las de servicios lo compuso Querétaro con un incremento en el sector de 7.3%, seguido de Nuevo León, con 6.8% y Guerrero con un alza de 6.3 por ciento.

En las actividades industriales, el primer lugar lo ostenta Tlaxcala, con 12.2%; después Baja California y Querétaro, ambas con un crecimiento de 9.4 por ciento.

Finalmente, en el sector primario, Puebla fue el que más creció, al registrar una tasa de 14.6%; seguida de Sinaloa, con 10% y Baja California, con 8.7 por ciento.

rodrigo.rosales@eleconomista.mx