Querétaro, Qro. Por cuarto año consecutivo, Querétaro es el destino favorito para la inversión de los empresarios, según la encuesta Perspectivas de la Alta Dirección en México 2018, que realiza la consultora KPMG.

La encuesta realizada a 906 empresarios, una cifra récord entre sus 13 ediciones, arrojó que 52% de las empresas planean expandir sus operaciones en los próximos tres años en alguna entidad federativa.

De éstos, 28% planea invertir en Querétaro, le sigue Nuevo León con 25%, Guanajuato y Ciudad de México, con 23% cada uno. Luego, entre los destinos favoritos se ubican Jalisco y Estado de México con 22 y 21%, respectivamente. Puebla y Aguascalientes también se ubican en la lista con 18 y 17%, en el mismo orden.

“El Bajío sigue siendo la zona donde más se está invirtiendo y Querétaro volvió a salir en primer lugar”, expuso Roberto Cabrera, socio líder nacional de Asesoría de KPMG en México.

Añadió que 86% de los encuestados considera que este 2018 será mejor que el año anterior y que la economía de México va a rondar en una tasa de 2 por ciento. En tanto que, desde el punto de vista de sus empresas, 87% considera que aumentará entre uno y dos dígitos, lo que muestra optimismo para su crecimiento.

Luis Alfredo Peña Ochoa, socio director de KPMG de la Zona Bajío, añadió que no obstante de este optimismo, hay una problemática en cuestiones de corrupción e inseguridad que está viviendo la región del Bajío.

“Querétaro anteriormente no lo tomaba tanto en cuenta, pero este último año se destapó con porcentajes similares a nivel nacional porque ya estamos sintiendo que Querétaro está siendo parte de las estadísticas en el aspecto de inseguridad y corrupción”, comentó.

De acuerdo con el documento, en Querétaro (cuyo universo en la encuesta es de 4% de los directivos) 97% consideró que el combate a la corrupción es una de las cinco variables que México requiere para incrementar su competitividad, 74% la estabilidad económica, 65% mejorar la seguridad pública, 48% mejorar el Estado de Derecho y 42% los incentivos fiscales.

Incidencia

Héctor Romo, socio de Impuestos y Legal de KPMG Zona Bajío, agregó que el sentimiento de los empresarios ya comienza a ser preponderante a los factores de combate a la corrupción e inseguridad.

“Por primera vez en la encuesta después de 13 años suma más de 51% el factor de respuesta, es decir, los empresarios sí están empezando a sentir una incidencia de la inseguridad en la realización de inversiones”, manifestó.

Peña Ochoa dijo que hace tres años estos aspectos sí eran importantes, pero no eran la prioridad de los empresarios, “ahora sí ya lo sienten con el asunto de transporte, la seguridad en movimientos de la mercancía, las mismas compañías ya lo están resintiendo”.

Roberto Cabrera acentuó que gane quien gane las elecciones de los cuatro candidatos a la Presidencia de la República, un hito importante es trabajar en el tema de la corrupción.

“El gobierno, de cualquiera de los que gane, tiene que hacer un parteaguas para hacer cambios radicales. No se puede seguir con este tipo de esquemas donde hay mucha impunidad y si eso no se resuelve puede haber problemas mucho más graves en un futuro”, resaltó Peña Ochoa.

Por su parte, Héctor Romo añadió que este problema incide sobre la inversión de las empresas, cuya operación se ve o se puede ver afectada por el tema de la corrupción e inseguridad.

“Eso se puede replicar en otras entidades que están siendo afectadas por este fenómeno, no permitamos en el Bajío que se descomponga de tal manera que siga creciendo pues va a tener una incidencia en la economía”, expuso.

El socio líder nacional de Asesoría de KPMG agregó que esta “mancha” de inseguridad que antes se encontraba focalizada en ciertos estados se ha extendido al Bajío, principalmente en Guanajuato este año.

Respecto al efecto del proceso electoral sobre la inversión, Luis Alfredo Peña indicó que actualmente se está reteniendo un poco debido a que los empresarios están aguardando los resultados de la elección presidencial, para que después puedan determinar qué tanto invertir y si vale la pena seguir haciéndolo.

“Yo creo que con esto sí va a haber un espacio y una disminución del crecimiento, pero afortunadamente no es una salida de compañías”, refirió.

estados@eleconomista.mx