Querétaro, Qro. El estado experimenta una brecha entre la población ocupada que percibe los salarios de mayor remuneración y los de menor ingreso.

Al cuarto trimestre del 2016, en el estado se contabilizó una población ocupada de 769,601 personas; el grueso de este grupo (275,649, es decir, 35.8%) percibe un ingreso de dos a cinco salarios mínimos.

En contraste, y en menor proporción, únicamente 5,577 (0.7%) obtiene más de 10 salarios mínimos (más de 800 pesos), de acuerdo con información de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Porcentualmente, la diferencia es mayor en comparación con el referente nacional: donde 34.7% de la población ocupada percibe un ingreso de dos a cinco salarios mínimos y 1.1% más de 10 salarios mínimos.

El año pasado el salario mínimo se ubicó en 73.04 pesos diarios (59.64 al cierre del 2016 en términos reales), mientras este 2017 en 80.04 pesos (63.58 pesos reales en marzo).

Indicadores estatales

Además, en el estado se enlistan los ingresos de uno a dos salarios mínimos que representan a 144,877 personas, 18.8% de la población ocupada.

En menor rango, la población que recibe de cinco a 10 salarios mínimos, y que representa a 52,182 personas, es decir, 6.7% del total.

Hasta un salario mínimo corresponde a 47,756 personas, 6.2%; mientras que 28,004 (3.6%) no percibe un salario.

Los salarios promedios cotizados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social en la entidad rondaron en 364.41 pesos, al día, en febrero del año en curso.

Productividad

En tanto, en el nivel de productividad, el estado muestra un incremento en el último año, pasando de 180 pesos producidos por hora trabajada (en el cuarto trimestre del 2015) a 197 pesos producidos por hora trabajada (en el mismo periodo del 2016), refiere el organismo México, ¿Cómo vamos?

En este contexto y ante la propuesta que surgió en el Senado para equiparar los salarios entre México y Estados Unidos , surge el reto de ofertar salarios competitivos, refirió el director estatal del Servicio Nacional de Empleo (SNE), José Alberto Torres.

Sin embargo, opinó, el alza salarial debe compaginarse con la preparación y el valor agregado que reporte el capital humano.

Creo que es importante, es una cuestión de conciencia de los empresarios, pero también de la preparación y de la mano de obra (...) Un empresario puede ofrecer salarios competitivos, pero también que el buscador de empleo tuviera un valor agregado a sus carreras , pronunció el directivo.

viviana.estrella@eleconomista.mx