Querétaro, Qro.  El mercado inmobiliario del estado, en el ramo habitacional, experimenta una sobreoferta que ha llegado a contar con un inventario para cerca de dos años, de acuerdo con estadísticas de la delegación Querétaro de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo  y Promoción de Vivienda (Canadevi).

El aumento en la oferta de vivienda es un reto que ya enfrentaba el estado desde el año pasado, pero que se potenció por el menor ritmo de ventas que ha derivado de los efectos de la pandemia por Covid-19, implicando una caída de 35 a 40% en las ventas de unidades desde el inicio de la emergencia sanitaria, expuso el presidente de Canadevi Querétaro, José Ricardo Torres Juárez, quien detalló que en promedio el inventario es de 7,000 viviendas.

Para reducir el nivel de inventario, los desarrolladores han optado por detener  la ejecución de proyectos. De un total de 80 desarrollos que se tenían previstos para este año, sólo 50% continuará, al tratarse de inversiones que ya reportaban un mayor avance.

Se pronostica que estos proyectos retomen su rumbo a partir del último cuatrimestre del año; mientras que 50% restante se detendrán hasta que mejoren las condiciones del mercado.

“Estamos sobre inventariados, tenemos alrededor de dos años de inventarios ya, yo creo que se está dejando de construir por lo menos este segundo semestre del 2020, los proyectos que ya estaban comenzado se están terminando, pero nuevos proyectos se están postergando”, agregó.

El empresario explicó que con un año en el que baje la construcción de desarrollos habitacionales, podría ayudar a absorber parte del inventario con el que se cuenta.

“Son dos años de inventario y si en un año bajamos la producción, al siguiente año se absorbe, pero yo creo que ahorita en este tercer trimestre es cuando empezamos a ver los resultados de la pandemia, parece que no está bajando el nivel de contagio, al revés, se están incrementando los casos, entonces se le recomienda a la gente que tenga  cuidado, nosotros estamos actuando de manera responsable”, acotó.

La reducción en ventas -expuso- deriva de la incertidumbre que persiste en los inversionistas y compradores de vivienda, entorno a la emergencia sanitaria y la crisis económica que de ella ha derivado.

“Ha bajado por el efecto de que no sabemos qué va a pasar, los inversionistas han dejado de comprar y la gente ha dejado de cambiarse de casa, están posponiendo sus decisiones, siempre verano eran buenos meses, julio y agosto, porque la gente tomaba decisiones de trasladarse y se venían a Querétaro y ahorita las circunstancias se están postergando”, agregó.

Los desarrollos inmobiliarios que están en proyectos, expuso, se enfocarán en la construcción de vivienda media, residencial y residencial plus, mientras que una ínfima proporción es de vivienda económica.

Al bajo ritmo de crecimiento que ha tenido este sector durante este año, le anteceden los años del 2018 y del 2019 que han sido referencia de un crecimiento óptimo para el mercado habitacional.

“Llevábamos un buen ritmo de crecimiento en los años anteriores, en el 2018, 2019, pronosticábamos que este año pudiéramos crecer 5%, pero será (menor), pero como se puede ver la vivienda y el desarrollo inmobiliario es un pilar fundamental para Querétaro y llevábamos un buen ritmo, tan llevábamos un buen ritmo que se nos fue la mano y se creció más de lo que la demanda absorbe, aunado a eso y que llegó la pandemia, se nos cayeron las ventas”, abundó.

De enero a mayo en el estado se colocaron 2,820 créditos para vivienda, a través del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), lo que representa una reducción de 10.6% en comparación con los 3,150 colocados en el mismo periodo del 2019

De acuerdo con los registros de Infonavit, los meses de abril y mayo muestras las bajas más significativas.

Entorno a la caída en las ventas de viviendas, la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios reporta un aumento de  65% en las rentas, en el periodo de marzo a junio, debido a que  los clientes en su mayoría están solicitando viviendas de menor costo a las que alquilan actualmente.

estados@eleconomista.mx