S&P Global Ratings confirmó las calificaciones crediticias de emisor de largo plazo en escala global de “BBB” y en escala nacional de “mxAA+” del municipio de Querétaro, Querétaro. La perspectiva se mantiene Estable.

La evaluación considera las disciplinadas políticas financieras de la entidad y la expectativa de que mantenga una política fiscal equilibrada en los próximos dos años. Por otra parte, el marco institucional volátil y desbalanceado, igual que para el resto de los municipios en México, aún representa su principal debilidad crediticia.

“De acuerdo con nuestro escenario base, consideramos que el municipio presentará superávits operativos de casi 25% de los ingresos operativos en el 2019-2021, por debajo del nivel observado en los últimos dos años. A septiembre del 2018, Querétaro exhibía resultados fiscales más débiles en comparación con los del año anterior, debido al alza del gasto corriente y al fuerte repunte del gasto de capital”, explicó la agencia en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Las fortalezas crediticias también incluyen un Producto Interno Bruto (PIB) per cápita entre los más altos a nivel nacional, junto con una sólida posición de liquidez, la ausencia de deuda y bajos pasivos contingentes.

Asimismo, el sólido desempeño presupuestal de Querétaro se refleja en elevadas reservas de efectivo. A septiembre del año pasado, reportó saldo de efectivo y equivalentes por 1,067 millones de pesos, que representan 18% de los ingresos operativos proyectados en el 2018, y pasivo circulante por 226 millones, equivalente a 4% de sus ingresos operativos.

“Querétaro no tiene servicio de deuda en los próximos 12 meses. No obstante, en nuestra opinión, su posición de liquidez podría verse afectada negativamente por las elevadas necesidades de financiamiento para cubrir proyectos de infraestructura y gastos de servicios públicos”, aseguró la calificadora.

Las políticas iniciadas en la administración anterior fortalecieron la capacidad del municipio para incrementar sus recursos, de forma más notable que en la mayoría de sus pares nacionales, lo que ha permitido minimizar su vulnerabilidad ante cambios inesperados en la distribución de las transferencias federales.

Proyecciones

S&P Global Ratings prevé que el gasto en obras de infraestructura alcanzará alrededor de 1,600 millones de pesos en promedio del 2019 al 2021, equivalente a 22% del gasto total. Además, proyecta que el resultado después de gasto de inversión promedie 5% de sus ingresos totales en los próximos dos años.

“Nuestra evaluación del desempeño presupuestal toma en cuenta la volatilidad de sus resultados históricos después de gasto de inversión. Al mismo tiempo, las elevadas reservas de efectivo que presenta Querétaro podrían compensar un déficit presupuestal temporal”, refirió.

Se espera que los ingresos tributarios aumenten 17% en promedio al año en el periodo mencionado, al tiempo que los ingresos por transferencias crezcan en línea con el PIB nacional nominal. Como resultado, sus ingresos propios podrían exceder 70% de los ingresos operativos en un plazo de dos años.

[email protected]