La sofisticada administración financiera del municipio de Querétaro, la cual ha demostrado su capacidad para mantener políticas fiscales prudentes en periodos de transición política, propició que S&P Global Ratings confirmara sus calificaciones crediticias de emisor en escala global de “BBB” y en escala nacional de “mxAA+”. La perspectiva se mantiene Estable.

De acuerdo con un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, entre las fortalezas crediticias del municipio se encuentra su Producto Interno Bruto (PIB) per cápita más alto en comparación con la mayoría de sus pares nacionales, junto con resultados fiscales robustos y la ausencia de deuda.

Según la calificadora, el dinamismo económico que Querétaro ha mostrado en años recientes se refleja en su consistentemente fuerte PIB y en el crecimiento de sus ingresos propios.

“Estimamos el PIB per cápita de Querétaro en 15,516 dólares en el 2017, que se compara positivamente con el promedio nacional y con otros municipios como Mérida y León. Querétaro contribuye con alrededor de 65% del PIB del estado y con 43% de su población”, añade.

Asimismo, el auge de las actividades de bienes raíces y de las industrias de manufactura se ha beneficiado de los buenos estándares de vida, que ha sido una fortaleza clave para atraer la inversión tanto local como extranjera.

Aunque este favorable entorno económico ha sido benéfico para la recaudación fiscal del municipio, la rápida expansión también representa un desafío en términos de una mayor demanda de servicios e infraestructura.

El sector manufacturero representa alrededor de 60% del PIB del municipio y está diversificado en diferentes actividades. Aunque el actual proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte genera cierta incertidumbre con respecto al futuro de las inversiones en la demarcación y el estado, hasta ahora no ha habido un impacto significativo en la economía.

El municipio no tiene deuda y debería mantener un desempeño fiscal robusto y una posición de liquidez manejable.

En noviembre del 2017, agrega el comunicado, Querétaro terminó de pagar el único crédito de largo plazo que tenía con un banco comercial.

“No prevemos que la administración adquiera nuevos créditos en los siguientes dos años debido a su alto nivel de reservas en efectivo y a su capacidad para generar flujos de efectivo”, añade la calificadora.

La perspectiva Estable, según S&P Global Ratings, refleja la expectativa de que Querétaro mantenga resultados positivos después de gastos de inversión, aunque a la baja, durante el 2018 y el 2020, ya que su capacidad para ejecutar el gasto seguirá mejorando.

“Esperamos que el municipio financie su gasto de inversión con recursos propios y transferencias sin que esto afecte su robusta posición de liquidez. También consideramos que el municipio no requerirá endeudamiento adicional”, manifiesta la agencia.

Cambios

Sin embargo, un cambio a una estrategia financiera agresiva que provoque un deterioro severo e inesperado en el desempeño presupuestal y en la posición de liquidez del municipio o un incremento significativo del nivel de deuda en los próximos dos años podría llevarnos a bajar las calificaciones.

[email protected]