Cancún, QR. A un año y medio de renegociar la deuda estatal, el gobierno de Quintana Roo va por una nueva reestructura que le permita mejorar las condiciones de pago, informó la titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Yohanet Torres Muñoz, quien dijo que el principal objetivo es obtener una reducción en las tasas de interés.

“Hay que aprovechar la disminución de las tasas en cualquier momento que sea, para que podamos tener ahorros considerables”, aseguró la funcionaria.

Además, explicó que los créditos que conforman la deuda por poco más de 19,000 millones de pesos están contratados a diferentes tasas con distintas instituciones bancarias.

Torres Muñoz señaló que la nueva renegociación tiene que hacerse próximamente para aprovechar que las tasas de interés han mejorado respecto del momento en que se realizó la primera renegociación en diciembre del 2016, cuando apenas arrancaba el periodo de gobierno de Carlos Joaquín González.

La titular de Sefiplan enfatizó que este nuevo procedimiento sólo busca mejorar las tasas, lo cual no implica un ajuste en los plazos de pago pactados a 240 y 300 meses en los seis créditos que conforman la deuda contratada con un saldo de 19,202.9 millones de pesos hasta marzo del 2018.

La secretaria mencionó que las elecciones y el cambio de gobierno federal podrían implicar modificaciones económicas a nivel nacional, por lo que lo ideal y lo que están buscando es concretar cuanto antes la mejora de las tasas de interés.

Al tercer mes de este año, según el último reporte de Sefiplan, la deuda de 19,202.9 millones de pesos representa 325% respecto de los ingresos propios del estado y 207% en relación con las participaciones federales elegibles que percibe la entidad.

La dependencia ha dado a conocer que las condiciones previas al refinanciamiento de la deuda estatal heredada de Roberto Borge Angulo estaban pactadas para terminar de pagarse en el año 2036, con un monto total del servicio de 38,899 millones de pesos (capital, intereses y otros gastos).

Bajo las nuevas condiciones negociadas por el gobierno de Carlos Joaquín, el monto total que pagará Quintana Roo será al 2042 por 54,141 millones de pesos. En esta cifra se contabiliza el concepto de otros gastos, que se eleva de 406 millones en las condiciones anteriores, hasta los 1,514 millones de pesos, es decir, 3.7 veces más.

En intereses, pasó de 19,775 millones a 33,579 millones de pesos.

La explicación

La justificación de la administración estatal es que en las condiciones anteriores el gobierno de la entidad se obligaba a erogar a partir del 2017 un pago anual de 2,390 millones de pesos por servicio de la deuda (capital, intereses y otros gastos).

Dicho monto se incrementaría al año siguiente a 2,486 millones de pesos; seguiría subiendo en el 2019 hasta los 2,547 millones para llegar en el 2022 (término del actual periodo) a los 2,663 millones de pesos anuales por servicio de la deuda.

El refinanciamiento de la deuda al arranque del gobierno de Carlos Joaquín permitió que el pago inminente de 2,390 millones de pesos en el 2017 se redujera a 1,758 millones y no rebase los 2,000 millones de pesos hasta el 2022, año en el que concluye el lapso de la administración del estado.

El Observatorio Legislativo de Quintana Roo, integrado por cámaras empresariales y colegios de profesionistas, ha señalado que la reestructuración de la deuda aplicada por Carlos Joaquín fue ágil y mejoró la calificación crediticia del territorio; sin embargo, también ha manifestado que hay incógnitas por el concepto de otros gastos dentro de las obligaciones financieras.

[email protected]