Querétaro, Qro. La emergencia sanitaria, a causa de la pandemia de Covid-19, dejó afectaciones en las pequeñas y medianas empresas (pymes), que podrían ver hasta el año 2024 una recuperación en sus niveles operativos.

Las principales afectaciones de las pymes se centran en cuatro puntos: la disminución de ingresos por la caída de las ventas, la falta de capital de trabajo, la falta de financiamiento para seguir produciendo y adaptarse a la nueva normalidad, en este último punto se incluye trabajar con los protocolos sanitarios, expuso el director del Centro de Competitividad de México (CCMX), Juan Carlos Ostolaza.

En cuanto a los retos que trajo la pandemia se enlista la digitalización de procesos, elemento que se volvió un tema fundamental para poder llegar a sus clientes, así como para hacer una reactivación de sus negocios.

“Obviamente la pandemia ha afectado mucho a este tipo de unidades económicas y buscamos cómo poder apoyarlas para sortear de una mejor manera la contingencia sanitaria, pero también la contingencia económica”, comentó.

Las proyecciones del sector empresarial arrojan que la recuperación económica de estas unidades podría darse dentro de aproximadamente tres años, debido a que las estimaciones oscilan entre finales del 2023 e inicios del 2024, para que retomen niveles de productividad del 2019.

Concerniente a los retos que propició la pandemia, éstos están ligados con las afectaciones que generó: uno de los principales es recuperar ingresos, luego de la estrepitosa caída en ventas que significó el periodo de confinamiento; también, el desafío de acceder a financiamiento de capital, además de la digitalización de procesos para hacer frente a la brecha digital que se profundizó con Covid-19.

“La digitalización de las empresas también es clave, creo que es un proceso al que van a tener que adaptarse; la nueva normalidad obliga a que podamos responderles a nuestros clientes de alguna forma innovadora, lo podemos ver en los aumentos en ventas de los marketplace que están subiendo mucho su movimiento por esto, el cliente aprendió que hay nuevas formas de comprar. Creo que es un reto para las pymes poder digitalizarse”, refirió Juan Carlos Ostolaza.

Además, adaptar la operatividad de una empresa a los protocolos sanitarios es otra vertiente que deben seguir las empresas.

Programa

En este entorno, durante el 2020 son 100 las empresas queretanas que formarán parte del Programa de desarrollo de proveedores, que tiene como finalidad aumentar las capacidades competitivas de pymes que buscan sumarse a la cadena de suministro de grandes compañías, como parte del programa que coordina el CCMX, aceleradora del Consejo Mexicano de Negocios, y la Secretaría de Desarrollo Sustentable, se ha profesionalizado a 500 empresas desde hace cuatro años que signaron la alianza.

De acuerdo con el censo económico 2019, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en Querétaro hay 115,532 establecimientos formales e informales.

Querétaro tiene un mayor porcentaje de pymes que a nivel nacional; en el país 94.9% de los establecimientos son de tamaño micros, 4.9% son pequeños y medianos y 0.2% son grandes.

estados@eleconomista.mx