Las pequeñas y medianas empresas (pymes) en Querétaro exploran oportunidades de desarrollo en el sector energético a partir de la reforma que se concretó durante el 2014, aseveró Cecilia Bustamante Mier y Terán, directora de Desarrollo de Pymes de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).

Mencionó que los empresarios han buscado apoyos a través del Programa de Estímulos a la Innovación, que opera el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Durante el año pasado, dicho programa de estímulos apoyó un total de 35 proyectos en Querétaro, con un monto de recursos de 120 millones de pesos.

Este año, a diferencia de los anteriores, recibimos varias propuestas de proyectos de energía , acotó Bustamante.

En este sentido, añadió que están a la espera de la autorización del presupuesto para este año por parte de la Federación.

Además del sector energético, en la convocatoria participan iniciativas de los sectores automotriz y aeroespacial, de biotecnología, tecnologías de la información e industria de alimentos, mencionó.

Potencial en desarrollo

La región del Bajío tiene un gran potencial en el desarrollo de proyectos de infraestructura de energías renovables, particularmente en el ámbito eólico y fotovoltaico, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía.

Con la reforma energética, Querétaro podría atraer empresas dedicadas al tema fotovoltaico, mientras que estados como Guanajuato y San Luis Potosí tienen un área de oportunidad en el ámbito eólico, expuso.

Según estimaciones del organismo, la inversión en el sector eléctrico en términos generales asciende a 2,000 millones de dólares al año en el país, lo que significa un área de oportunidad importante.

Ante ello, la directora de Desarrollo de Pymes de la Sedesu manifestó que la convocatoria para el 2015 del Programa de Estímulos a la Innovación se llevó a cabo a finales del año pasado y participaron alrededor de 100 proyectos.

Esperemos que en breve se dé a conocer quiénes accederán a los recursos. Todavía estamos esperando que nos digan el monto que nos van a autorizar, pero hay 100 proyectos que están en evaluación , refirió.

Destacó que cada año aumenta la participación de quienes buscan apoyos para innovación, toda vez que hay un mayor conocimiento de los programas y sus beneficios. Aunque lo anterior también implica una restricción de los recursos, ya que se tienen que repartir entre una bolsa mayor.

Bustamante afirmó que este tipo de convocatorias permite a las pymes mejorar sus productos y procesos para ganar apoyos, además de atender el aumento de la competencia no sólo en el estado, sino a nivel nacional.

lucero.almanza@eleconomista.mx