Puebla, Pue. En la zona metropolitana de Puebla cada vez se complica la construcción de viviendas de interés social, debido a que se agotan las reservas de tierras, y si en siete años no se generan nuevas habrá un grave problema.

Así lo dio a conocer el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), Luis Alberto Moreno Gómez Monroy, quien señaló que aun cuando existen terrenos, éstos se han encarecido hasta 20 por ciento.

Añadió que a los empresarios les resulta complicado encontrar terrenos que cumplan con los requerimientos para construir, lo cual ha desacelerado el crecimiento del sector.

Para este 2018 la meta es edificar 21,000 casas, pero se tiene un déficit que oscila entre 6,000 y 7,000 al año, problema que se tiene desde hace una década.

Oferta

En entrevista para El Economista, enfatizó que alrededor de 60% de la oferta total que se construye en el estado es de interés social

El incremento del costo de la tierra, comentó, sube por la demanda, “cuando alguien construye complejos de casas cerca de un terreno, en automático el dueño ve una oportunidad de negocio y sube el costo del metro cuadrado, aun cuando sea rústico”.

Admitió que cada año se vuelve más complicado para sus socios planear un proyecto por la falta de tierras adecuadas, por ello se necesita que el gobierno estatal ayuda al sector para tener un banco de tierras.

En este contexto, Moreno Gómez Monroy solicitó que entre en operación la Comisión Estatal de Vivienda para que ayude a generar esas reservas, sobre todo en la zona metropolitana, donde se concentra 50% de la actividad.

“Necesitamos que la autoridad sea coadyuvante, tal como ocurre en otros estados para que el valor de la tierra se homogenice”, expuso.

El dirigente de la Canadevi mencionó que esta petición tiene como prioridad mantener el ritmo en proyectos de casas de interés social.

No se quiere tener un problema a corto plazo, por ello insistió a que el gobierno estatal apoye al sector con esas reservas.

Asimismo, desconoció el hecho de que el gobierno estatal junto con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores está creando un banco de tierras para el sector, pues su organización no ha recibido ningún llamado a reuniones.

estados@eleconomista.mx