Fitch Ratings modificó la perspectiva crediticia del municipio de Puebla, Puebla, a Positiva desde Estable.

“El cambio en la perspectiva crediticia obedece a la mejora en el desempeño presupuestal y al fortalecimiento en la liquidez observados durante el 2017, así como a la expectativa de que el municipio mantendrá métricas muy bajas de endeudamiento y sostenibilidad fuerte en los próximos dos a tres años”, explica la agencia a través de un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Asimismo, añade, según la valuación actuarial con cifras a diciembre del año pasado, las obligaciones de pensiones no fondeadas no representarán una contingencia importante en la siguiente década.

También ratificó la calificación de “AA(mex)” a la calidad crediticia del municipio, que se sustenta en un nivel muy bajo de endeudamiento de largo plazo y condiciones favorables de la deuda pública vigente, así como una posición sólida de liquidez, caracterizada por un umbral muy bajo de pasivo circulante.

El gasto operativo, indica Fitch Ratings, observó un crecimiento muy controlado en el 2017, lo que revirtió la tendencia decreciente del ahorro interno (flujo disponible para servir deuda y realizar inversión).

“El perfil socioeconómico de Puebla es robusto y el grado de marginación es muy bajo, además de que la entidad destaca por su importancia política y económica en el contexto estatal y regional”, refiere la agencia.

No obstante, la calificación está limitada por una dependencia de ingresos federales similar a lo observado en los municipios mexicanos, así como las contingencias en el largo plazo relacionadas con el pago no fondeado de pensiones y jubilaciones.

De acuerdo con la valuación actuarial con cifras a diciembre del 2017, el gasto anual de pensiones alcanzaría 219.4 millones en el 2027, “monto poco significativo respecto a los Ingresos Fiscales Ordinarios (IFO)”.

En septiembre del año pasado, el municipio contrató deuda adicional por 300 millones de pesos para destinarlo a inversiones relacionadas con seguridad pública, mientras que en diciembre del 2017 liquidó un crédito por 87.7 millones con vencimiento original en junio del 2025, utilizando excedentes presupuestales del Ramo 33.

“La gestión de deuda durante el segundo semestre del 2017 exhibió algunas áreas de oportunidad en materia de administración financiera por parte del municipio”, destaca la calificadora.

Al 31 de diciembre del 2017, la deuda directa de largo plazo de Puebla totalizó 592.8 millones de pesos; según Fitch Rating, se reporta un contrato de modernización, complementación, renovación y mantenimiento preventivo y correctivo de luminarias, cuyo saldo era 123.2 millones.

Sin planes de contratación

“La administración actual no tiene planes de contraer endeudamiento adicional. Por lo tanto, Fitch estima que al cierre del 2018, la deuda directa podría representar 0.07 veces de los IFO y que el servicio de la deuda, sumado al pago del contrato de luminarias ascendería a 10.6% de dichos ingresos”, expone.

La agencia estima que Puebla podría estar en un nivel de endeudamiento sostenible, de acuerdo con el Sistema de Alertas previsto en la Ley de Disciplina Financiera; por lo tanto, el límite de endeudamiento neto adicional sería 15% de sus ingresos de libre disposición.

En opinión de la calificadora, los indicadores de endeudamiento y sostenibilidad se mantendrán en un rango manejable aun en caso de que Puebla contrate el techo de endeudamiento neto permitido por la ley en los próximos dos a tres años.

estados@eleconomista.mx