Puebla, Pue. El ayuntamiento de Puebla, a partir del 1 de febrero del presente año, implementará algunas medidas de austeridad y disciplina del gasto, entre las cuales está congelar el número de plazas actuales que implica no contratar más personal , reducir gastos operativos, y vender el vehículo utilizado por el alcalde Luis Banck Serrato, entre otras.

Lo anterior se aprobó en sesión extraordinaria de Cabildo, sin que se diera a conocer cuánto representaría en ahorros en el 2017.

Se informó que se establecerá un plazo para la reducción de consumo de gasolina en vehículos oficiales y se optimizarán los procedimientos de mantenimiento vehicular.

También se prevé reducir el gasto en telefonía celular en 20% con respecto a la cantidad de líneas y consumo general, y se reducirá el uso de energía eléctrica en 5 por ciento.

Destacó que las plazas actuales se congelarán y no se incrementará la plantilla, además de que habrá un ajuste en personal de confianza.

Además, habría un recorte en salarios a funcionarios, de aproximadamente 10%, entre ellos, al secretario del ayuntamiento.

miguel.hernandez@eleconomista.mx