Cancún, QR. Expertos reunidos en la convención de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) coinciden en que en el 2019, una vez que se eliminen los incentivos que el gobierno federal otorga a los combustibles, habrá diferentes precios de gasolinas en el país, de los cuales el más elevado será el del sureste por los costos en la logística de distribución y almacenaje.

Francisco Soto, presidente de Bulkmatic México, firma estadounidense que alista una inversión de más de 2,100 millones de pesos en infraestructura de almacenaje de combustibles en el noroeste del país, dijo que actualmente no conoce ningún proyecto privado de inversión para el sureste, en primer lugar porque la distancia entre las principales refinerías de Estados Unidos ubicadas en Houston no hacen rentable la importación de hidrocarburos para su distribución en el sureste, pero también porque la red ferroviaria del país está muy poco desarrollada en esta región y ello encarece la logística de transporte.

Aunado a ello, en el sureste, principalmente en la Península de Yucatán, no existe infraestructura de almacenaje que permita una administración eficiente y estratégica de los combustibles en toda la región, agregó.

Por su parte, Ramses Pech, director de la firma consultora Caraiva Asociados, expuso que la falta de infraestructura tanto ferroviaria como de almacenaje en ciudades como Cancún o Playa del Carmen plantea un escenario de corto plazo en el que, una vez eliminados los incentivos que aún otorga el gobierno federal al precio de los combustibles, se presenten al menos cuatro zonas de precios en todo el país.

Las cotizaciones más competitivas estarían en la frontera norte, por su cercanía con las principales refinerías del sur estadounidense; las zonas centro y Bajío podrían también mantener precios competitivos por la inversión que actualmente ya está en marcha en plantas de almacenaje, además de una mejor conectividad tanto ferroviaria como carretera con el norte del país; sin embargo, el sureste sería la región con precios más elevados por los costos de transportación carretera, pues además la región carece de inversión en puertos que permita la transportación marítima hasta las principales ciudades de la zona.

José Parra, presidente de Chevron Mexico, informó que las inversiones de esta firma previstas para este mismo año se ubican todas en el noroeste del país, incluida una planta de almacenamiento en Ensenada, sin embargo, por el momento no tienen ninguna proyección de inversiones para el sureste del país.

A la espera

Hay un proyecto de oleoducto en espera que correría desde Progreso Yucatán hasta Cancún, el cual iniciaría a construirse este año, según el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, quien en una visita a Cancún aseguró que el proyecto comenzaría pronto su construcción.

estados@eleconomista.mx