Querétaro, Qro. La creación de un mapeo de las capacidades industriales es uno de los objetivos que plantea la Alianza Centro-Bajío-Occidente, así como identificar la base productiva de cada una de las entidades que la integran: Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí.

Este propósito es una de las líneas de acción que regirán los trabajos de la alianza para el próximo año, precisó el secretario de Desarrollo Sustentable de Querétaro, Marco Antonio Del Prete Tercero.

La finalidad es generar un inventario tanto de las zonas industriales como de las actividades productivas de la región y los procesos en los que se especializa cada una de las entidades.

“No sólo en la superficie industrial, sino en las capacidades productivas de la región. Lo que queremos hacer es generar un mapa industrial que determine cuáles son las industrias en las que participamos, cuáles son los procesos en los cuáles somos competitivos”, precisó.

Con ello, también se plantea identificar los puntos de vinculación y de intercambio de proveeduría.

“Es lo que buscamos: vincularnos entre los estados para que lo que se produce en Querétaro se venda en la región y lo que se produce en la región se compre en Querétaro, entonces estamos buscando esa vinculación que es lo que más valor tiene de la Alianza Centro-Bajío-Occidente en cuestión de desarrollo económico”, destacó.

Previo a crear el mapeo, las prioridades son conformar la figura legal que constituya formalmente a la alianza, así como crear un esquema de fondeo para materializar los proyectos que se lleven a cabo.

Entre los primeros pasos que han dado forma a la alianza destaca la conformación de ocho objetivos, 10 estrategias y 100 proyectos de vinculación entre las cinco entidades.

Antecedente

La alianza tiene como antecede el pronunciamiento que el 5 de noviembre del 2018 emitieron los gobernadores de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí —posteriormente se sumaría Jalisco—, planteando la creación de la primera región manufacturera del país, con la finalidad de crear una plataforma para promover la producción, logística, comercio exterior, inversión, desarrollo social y empleabilidad.

Enseguida, el 23 de noviembre del mismo año, las cuatro entidades signaron el Acuerdo San Miguel, con el cual dieron inicio a los trabajos de análisis y desarrollo de estrategias regionales, que trabajan de la mano con el Laboratorio Nacional de Políticas Públicas (LNPP) del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Las etapas de desarrollo institucional plantean, primero, la creación de la secretaría técnica que coordine los proyectos de desarrollo regional; en segundo, conformar un fideicomiso de desarrollo regional; y tercero, establecer una agencia de desarrollo regional, de acuerdo con el LNPP.

El laboratorio precisa que las estrategias consisten en promocionar a la región a nivel global como una de las más atractivas iniciativas, garantizar un desarrollo con sostenibilidad ambiental, potenciar el desarrollo humano y el bienestar social, así como ser el centro logístico del país.

Además de convertir a la educación, ciencia, tecnología e innovación en la palanca de desarrollo, consolidar el Estado de derecho y garantizar seguridad, entre otros objetivos.

[email protected]