Puebla, Pue.- El próximo gobierno podría hacer las líneas 3 y 4 que faltan de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), similar al metrobús de la Ciudad de México, informó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Alberto Ramírez y Ramírez.

Mencionó que a la actual administración encabezada por Rafael Moreno Valle no dio tiempo hacer las obras, debido al alto costo que representan cada una, alrededor de 1,000 millones de pesos, similar a la de los dos primeros derroteros.

En el caso del corredor tres, que comprende el bulevar 5 de Mayo, el cual cruza por la zona del Centro Histórico, la autoridad estatal sustituyó el pavimento por concreto hidráulico, mientras que en el caso de la línea 4, irá sobre la avenida 16 de Septiembre, al sur de la ciudad, para conectar con la anterior.

Ramírez y Ramírez mencionó que debido al periodo de dos años que durará el próximo gobierno, ya que se empatarán las elecciones locales con las presidenciales de 2018, sólo daría tiempo de hacer la 3 y dejar arrancada la última.

Comentó que de la inversión estimada por cada proyecto, el 50% sería buscado con Banobras a través del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), como ocurrió con los dos primeros.

Recordó que las dos obras anteriores fueron desarrolladas por firmas foráneas, donde no hubo participación de constructores poblanos, por lo que confió en que sean tomados en cuenta por la próxima autoridad que entrará en funciones en enero de 2017, ya que tienen capacidad técnica y económica para concursar.

La Línea 1 de RUTA costó 1,403 millones de pesos. Cubre un trayecto de 18.5 kilómetros, que va desde las juntas auxiliares de Tlaxcalancingo hasta Chachapa, para transportar a 100,000 usuarios al día, e inició operaciones en febrero del 2013.

En este proyecto, el gobierno federal participó con 400 millones de pesos a fondo perdido, el resto erogado por la administración local y los concesionarios invirtieron 300 millones de pesos para la compra de 22 camiones articulados y 97 autobuses que serven como alimentadoras.

La segunda línea del metrobús poblano, que abarca 12.5 kilómetros, tuvo un costo de 1,565 millones 78,382 pesos, de los cuales Banobras aportó 286 millones 965,712 pesos; la iniciativa privada aportó 800 millones 337,371 pesos y el gobierno del estado invirtió 477 millones 775,299 pesos.

miguel.hernandez@eleconomista.com.mx

mfh