Aunque en el último día de la administración de Juan Sabines cubrió una parte de los compromisos con proveedores, los agremiados a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en esa entidad esperan que el gobierno que hoy inicia Manuel Velasco Coello honre los compromisos que quedaron pendientes en la administración que hoy concluye.

Ayer, a dos días de concluir la administración de Juan Sabines, funcionarios del gobierno estatal y representantes de la CMIC se reunieron; allí el secretario general de gobierno, Noé Castañón León, confirmó el pago y agradeció a los prestadores de servicios.

Sin embargo, los constructores ven la llegada del nuevo gobierno que encabeza Manuel Velasco como una nueva esperanza.

Esperamos el gobierno de Manuel Velasco, porque estamos convencidos de que Chiapas no puede vivir de recursos etiquetados que fueron desviados , dijo en días pasados el presidente de la CMIC en Chiapas, Esteban Ramayo.

La Cámara reveló en días pasados que el total del adeudo con los constructores es superior a 500 millones de pesos, de los cuales ayer habrían pagado poco más de 278 millones a casi 500 empresarios del ramo.

En ese contexto, durante los primeros cinco años del gobierno de Juan Sabines, la deuda de Chiapas se multiplicó por 13 y, sin contar los adeudos contratados en el transcurso del 2012, el último de ellos por casi 4,000 millones de pesos, se encuentra entre los cuatro estados con mayor crecimiento en ese rubro, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda.

En términos reales, del 2006 al 2011, la deuda chiapaneca registró un crecimiento de 1,199%, al pasar de 882 millones a 14,226 millones de pesos en dicho lapso.

En Chiapas, en octubre del 2012, el Congreso local autorizó un préstamo de 3,870 millones de pesos, que se suman a las deudas por poco más de 16,000 millones de pesos, con la cual arrancará el gobierno que mañana toma posesión.