Puebla, Pue. Las nueve bancadas del Congreso de Puebla se sumaron a la iniciativa que presentó la diputada priista Rocío García Olmedo para que se den estímulos fiscales a los empresarios que contraten a mujeres víctimas de violencia, entre los que destaca reducir 50% del Impuesto sobre Nómina que se cobra, que actualmente es de 2.5 por ciento.

En su intervención durante la sesión ordinaria, la diputada explicó que con su propuesta se busca generar un doble efecto, ayudar a las mujeres para que puedan conseguir un empleo a fin de dejar de depender económicamente de quien las agrede, así como apoyar a las empresas que asumen la responsabilidad social de generar oportunidades a personas vulnerables.

Recordó que ese tipo de estímulos se dan a los empresarios que contratan a personas con alguna discapacidad o jóvenes egresados de las universidades, esquema similar que se quiere incluir en la Ley de Ingresos 2019.

La coordinadora de su grupo parlamentario expuso en tribuna que en la entidad 30% de las mujeres son jefas de familia, pero que aun así llegan a ser víctimas de violencia.

Puntualizó que aplicarán esos beneficios en los casos donde la contratada presente una denuncia o haya una sentencia judicial, copia que debe tener el empresario para acceder.

Indicó que era necesario incluir este tema porque a las mujeres por su situación les cuesta enrolarse en las actividades laborales, por miedo a que se enteren sus compañeros de que sufre ese problema.

En este tenor, pidió a los empresarios que aprovechen esta alternativa para deducir el gravamen mencionado con la generación de plazas para quienes han sido víctimas de violencia.

Por mayoría, las bancadas aceptaron que modifique la Ley de Ingresos y se incluya dicha iniciativa, por lo que se turnó a la Comisión de Hacienda para su estudio y aprobación en alguna sesión.

Voluntad política

García Olmedo reconoció la voluntad política de las distintas bancadas para generar oportunidades a quienes han vivido la violencia intrafamiliar, principalmente.

Consideró que a veces las mujeres con algún problema de este tipo llegan a dejar sus empleos, por lo que después les cuesta reintegrarse a la actividad laboral en una empresa, situación en la que es vital que se brinden plazas por los patrones.

A su vez, la priista aseveró que es un reconocimiento para los contratistas que están preocupados por erradicar la violencia de género en el estado.

[email protected]