Los momentos de crisis representan una oportunidad para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) de Querétaro se introduzcan en nuevos mercados o comiencen a exportar sus productos, expresó el director de ProMéxico en la entidad, Samuel Lara Sánchez.

En esos momentos se presentan muy buenas oportunidades porque proveedores tradicionales tienen que salir del mercado o se abren nichos de mercado específicos que pueden ser atacados con mayor competitividad, por precio y mejor presentación , afirmó.

Comentó que en ProMéxico la diversificación de exportaciones siempre se ha visto como una necesidad, puesto que no sólo se puede depender del mercado de Estados Unidos que está en crisis o bien del europeo, que es el mercado importante como continente para Querétaro.

El funcionario federal manifestó que se tiene que voltear hacia otros mercados como el latinoamericano, en el cual los socios comerciales ven al producto mexicano como uno de muy buena calidad y precio, por lo tanto les interesaría hacer negocio con Latinoamérica y están esperando que llegue la oferta.

Sin embargo, son otros los países los que están ganando esos nichos de mercados, tales son los casos de Brasil, China o bien Estados Unidos, siendo que México puede tener mayores posibilidades de incrementar su participación.

Otro punto de la diversificación de mercado es el crecimiento de la oferta exportable como el caso de Brasil que tiene una agenda completamente diversificada, puesto que el total de sus exportaciones están dirigidas a Estados Unidos, Europa, países asiáticos, Mercosur y Latinoamérica, con un aproximado de 20% cada uno.

Desde el punto de vista empresarial, el hecho de diversificar los mercados y las fuentes de divisas ayuda a que cuando un cliente baja sus compras exista otro que esté demandando más producto.

Nosotros tenemos que buscar una mayor diversificación que nos permita que cuando un mercado de crisis baje, haya otros mercados que sigan demandando, de tal forma que no dependa de un solo cliente , aseveró el Director de ProMéxico en Querétaro, quien destacó que existen ocho razones principales por las que las pymes se resisten a exportar, éstas son:

Consideran que es muy complicado exportar; no quieren invertir, puesto que ven el tema de promoción como un gasto; el manejo del idioma inglés; la falta de información del proceso de exportación; al no contar con una mentalidad abierta, se conforman con el mercado local; no tienen acceso a los recursos económicos necesarios; no invertir en innovación, investigación, tecnología o desarrollar alianzas para implementar nuevos procesos.

Y finalmente el desconocimiento de cómo realizar planes o negocios de mercado, con el fin de saber si es realmente confiable esa operación de comercio exterior con ciertas empresas; es decir, les hace falta un análisis previo que les permita conocer mejor a la compañía.