El desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) podría generar una derrama de crédito para el Grupo Interacciones o Banorte (tras aprobarse la fusión de ambas entidades financieras) de por lo menos 60,000 millones de pesos en los siguientes seis u ocho años.

Así lo aseguró el director general del Grupo Financiero Interacciones, Carlos Rojo Macedo, al precisar que ello es tan sólo en el negocio de infraestructura, luego de que inicie el proyecto federal.

El directivo detalló que esta cifra sólo corresponde al financiamiento para materializar los proyectos de infraestructura que potenciará la actividad de las siete ZEE hasta ahora decretadas, las cuales representan una oportunidad enorme para las distintas bancas y productos de la institución.

“Podríamos estar hablando de unos 30,000 millones de pesos que llegaríamos a estar invirtiendo ahí, pero hay otra parte: la de la segunda derivada que obliga a los gobiernos a invertir para hacer elegibles este tipo de inversiones y en la que seguramente hablamos de una demanda muy similar para materializar temas de desarrollo urbano con el fin de conservar inversiones”, indicó.

Explicó que en esta “segunda derivada” se encuentra el desarrollo de caminos, carreteras, escuelas, hospitales y cualquier tipo de infraestructura social que sirva para retener las inversiones comprometidas en cada una de las entidades y localidades consideradas.

Si bien destacó la relevancia de las ZEE por el impacto económico que generarán a nivel región, el directivo reconoció también que hace falta etiquetar recursos presupuestales que garanticen su viabilidad financiera.

Además defendió que el proyecto haya tomado su tiempo para consolidarse, ya que es un esquema complejo con una planeación adecuada y la cual ha permitido compromisos de inversión muy relevantes hacia los próximos años.

Objetivos previstos

Por otro lado, estimó que la fusión de Interacciones con Banorte pudiera estar lista al cierre del primer semestre del año en curso, y aseguró que continuará trabajando muy cerca del presidente del Grupo Financiero Banorte, Carlos Hank González, para que se logren los objetivos previstos con la operación.

Rojo Macedo rechazó que con la fusión de ambas instituciones haya un despido masivo de trabajadores, pues se tiene la idea de aprovechar la experiencia del personal en el negocio de infraestructura, en donde Interacciones ha logrado ser líder en el país.

Sin embargo, expuso que los trabajadores que vayan a salir de la institución tras la fusión tienen la opción de promoverse con una muy relevante empresa mundial, con la que están trabajando en la actualidad, con la intención de colocar al personal experto en algún otro mercado. (Con información de Notimex)

estados@eleconomista.mx