Cancún, QR. Aunque el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) matizó la alerta por riesgo de suministro eléctrico para la península de Yucatán, asegurando que existe capacidad para abastecer de electricidad a la región, en los hechos se padecen constantes apagones y variaciones de voltaje que se han agudizado en los últimos meses.

Así lo refirió Inna Germán, presidenta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe, quien adelantó que se darán a la tarea de documentar los costos generados por las pérdidas ante los apagones y variaciones de voltaje en la región.

Además, Cancún y Playa del Carmen son dos de las ciudades con el mayor crecimiento poblacional del país, por lo que no basta con garantizar el suministro actual, sino que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Cenace necesitan dar información sobre la capacidad para atender la futura demanda de la zona norte de Quintana Roo, dijo Eduardo Martínez González, secretario de la mesa directiva del CCE.

Tan sólo la parte continental de Isla Mujeres proyecta la edificación de 25,00 habitaciones hoteleras y un asentamiento urbano de más de 70,000 personas en los próximos 10 años; asimismo, se construyen al menos otras 5,000 habitaciones en distintos puntos del norte de Quintana Roo.

Ambos especialistas coincidieron en que a este escenario se suman las altas tarifas eléctricas que desde el 2018 han sido un reclamo por parte del sector empresarial y de los usuarios domésticos ante los incrementos injustificados en la facturación mensual por el servicio.

El CCE promovió desde quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor hasta amparos que aún se encuentran pendientes de resolución. Sobre este tema, Inna Germán indicó que se debe reconocer que bajó aproximadamente 10% en promedio la tarifa eléctrica, aunque todavía es insuficiente, ya que los aumentos llegaron a ser de hasta 125 por ciento.

Necesidad

La presidenta municipal de Benito Juárez, Mara Lezama, añadió que este escenario obliga al gobierno y a la Iniciativa Privada a buscar otras alternativas de suministro eléctrico, sobre todo a través de fuentes alternativas.

“Vamos a migrar a fuentes alternativas, no es barato, pero es una necesidad”, señaló, para lo cual adelantó que hay ofertas de empresas generadoras de energía de otros estados a base de infraestructura eólica o solar.

Agregó que buscan “eficientar” el consumo energético del sector gubernamental para ahorrar costos.

Vulnerabilidad

El lunes por la noche el Cenace comunicó sobre un estado de emergencia en la Península de Yucatán debido a un déficit de 985 megawatts, es decir, 44% menos energía de la que se demandará entre abril y octubre en la región.

Además, se anunció que, ante la falta de disponibilidad de gas natural, las centrales de generación en la península operarían a sólo 25% de su capacidad, ya que se contaría con 315 megawatts de los 1,262 megawatts instalados a cargo de la CFE en tres ciclos combinados.

Sin embargo, unas horas después el Cenace explicó que la notificación preventiva que realizó como parte de sus atribuciones previstas en la Ley de la Industria Eléctrica —para solicitar apoyo informativo y posiblemente de energía a todos los usuarios de la red que gestiona— fue emitida con el propósito de informar a los integrantes de la industria eléctrica para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, se lleven a cabo las medidas operativas necesarias, “en el caso poco probable de que el Cenace llegase a declarar un estado operativo en emergencia del sistema en la península de Yucatán, ya que actualmente no existen las condiciones que fundamenten esa declaratoria”.

[email protected]