Tijuana, BC. La pérdida de valor del peso frente al dólar y el aumento al costo del combustible, mantienen a Tijuana como una de las 10 ciudades con el mayor nivel de inflación del país, incluso por encima de la nacional con 6.55% anual en enero de este año, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

El índice nacional terminó en 4.72%, mientras que Tijuana llevó su crecimiento de precios al consumidor a 6.55%, mientras que Mexicali alcanzó una tasa de 5.91%, colocándose en el cuarto y séptimo lugar del país, respectivamente.

El presidente del Colegio de Economistas en Tijuana, Domingo Ramos, mencionó que para la frontera el golpe ha sido más duro que para el resto de las regiones, debido, principalmente, al uso tan frecuente de la moneda estadounidense, ya que la entidad se considera incluso como una de las regiones más dolarizadas de América Latina.

Informó que los residentes de Baja California han tenido que absorber el incremento en los costos de productos que son comprados en Estados Unidos e incluso las rentas de casas y departamentos que, en algunos casos, también se pagan en dólares.

Tan sólo en esta administración federal, hemos visto que el dólar pasó de 12 a 20 pesos, y parece que no importa o no afecta, pero la realidad es que aquí en la frontera, mucho se cobra en dólares y (esto) tiene un impacto muy fuerte .

Recordó que en Tijuana entre 80% y 90% de los insumos son comprados en Estados Unidos y el aumento al costo del dólar implica que sus precios también se hayan disparado. Incluso miembros de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo) estiman un incremento en las cotizaciones de sus artículos de entre 15 y 20 por ciento.

El especialista dijo que además de la depreciación del peso, otro golpe al bolsillo de los fronterizos ha sido el incremento en el costo del combustible, que desde que inició el año pasó de 13 a 16 pesos, lo que derivó en que incrementarán los precios de otros productos y servicios, como el transporte público.

Explicó que en el estado, los residentes que cuentan con una visa para cruzar la frontera tienen la opción de cargar su tanque de gasolina del lado estadounidense, donde pueden encontrar sitios en que el combustible es más barato en uno o dos pesos.

La realidad es que no todos tienen la opción, tal vez 50% o menos, de los residentes pueden hacerlo (...) Aquellos que menos tienen están acorralados y, como son opciones para esquivar la escalada de precios, para ellos es realmente el golpe .

[email protected]