Monterrey, NL. Alrededor de 200,950 cabezas de ganado, la mayoría de éstas vacas vientre, fueron sacrificadas en el estado por desnutrición y falta de agua, ésto durante los primeros cinco meses del 2012.

El presidente de la Unión Ganadera Regional de Nuevo León, Adrián de la Garza Tijerina, y el dirigente de la Corporación para el Desarrollo Agropecuario de Nuevo León, Ramón Villagómez Guerrero, manifestaron que la canícula, el periodo de mayores temperaturas que se presenta durante el verano, podría agravar la sequía que afecta al noreste del país durante el presente año.

Las cabezas de ganado fueron sacrificadas en rastros Tipo Inspección Federal (TIF) ubicados en los municipios de Monterrey, Escobedo, Apodaca, Montemorelos y Guadalupe.

De acuerdo con la Corporación para el Desarrollo Agropecuario, el número de cabezas de ganado sacrificado durante el periodo enero-mayo del 2012 fue el más alto en los últimos seis años.

Villagómez Guerrero recordó que en el 2007 el número de cabezas de ganado de bovino inmolado osciló entre 152,00 y 165,000 durante los primeros cinco meses de ese año, mientras que en ese mismo lapso del 2011 fueron 164,272 reses, muy por debajo de las registradas en el 2012.

El aumento en el número de sacrificios -dijo- también se sustenta en el programa de incentivos lanzado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación a nivel nacional, a través del cual invitó a los productores a reducir la densidad poblacional de sus ranchos para evitar pérdidas mayores ante la escasez de alimentos y falta de agua.

ESTIMAN MÁS DECESOS

Eladio González, presidente de la Asociación de Engordadores de Ganado Bovino del Noreste, estimó que en lo que resta del 2012 se incrementará en 20% el sacrificio de cabezas de ganado, ante la fuerte sequía en esta entidad.

Anticipó una escasez de ganado en un lapso de dos años, ya que las vacas vientre sacrificadas están dejando de producir becerros.

Ante la situación que prevalece, el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, entregó apoyos por 89 millones de pesos al sector agropecuario de la entidad, en el marco del Día del Ganadero.

El Mandatario estatal repartió equipo para los sectores agrícola y pecuario en beneficio de más de 400 personas.

El gobierno estatal actual espera destinar alrededor de 8,000 millones de pesos de apoyo al campo en los seis años de su administración.

EN EL OLVIDO

Por otra parte, Humberto García Sosa, presidente de la Confederación Nacional Campesina, lamentó que el campo de Nuevo León se encuentre en el abandono. Dijo que en los últimos años se han dejado de sembrar alrededor de 40,000 hectáreas y aseguró que han desaparecido aproximadamente 20,000 unidades de producción agrícola, lo que ha incrementado el fenómeno de la migración.

atorres@eleconomista.com.mx