Guadalajara, Jal. Será en el 2014 cuando comience operaciones la primera maltera independiente del país, la cual tiene por objetivo abastecer -en una etapa inicial- a la microindustria cervecera de su principal insumo de producción, que por ahora tiene que importar de Estados Unidos y Europa.

Luego de varios ciclos agrícolas de prueba con el cultivo de cebada, un grupo de productores del municipio de Teocuitatlán de Corona, en la región sur de Jalisco, que es considerada la zona productora de cebada más importante de la región, conformará una sociedad anónima promotora de inversión, que será la figura mediante la cual operará el proyecto.

El dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Jalisco, Roberto de Alba, indicó que a través de este esquema distintas entidades del gobierno federal destinan recursos para potenciar proyectos donde se involucran inversionistas privados, productores agrícolas y el propio gobierno para detonar empresas agrícolas estratégicas generadoras de empleo y de otras inyecciones de capital.

La intención es que, en una primera fase, pueda tener una producción suficiente para abastecer a la industria microcervecera, que serían alrededor de 150,000 toneladas al año , mencionó el también directivo de la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex).

La planta productora será la primera de su tipo en México, al ser la única maltera independiente, ya que hasta ahora sólo existe Impulsora Agrícola, que satisface únicamente la demanda de las dos grandes empresas cerveceras del país y que, al día de hoy, pasaron a manos de los capitales extranjeros .

ESQUEMA DE OPERACIÓN

En México, hay aproximadamente una veintena de cervecerías artesanales agremiadas a la Acermex, las cuales se beneficiarán de la planta en Jalisco. Entre todas tienen una participación de mercado inferior a 1 por ciento.

En principio, las empresas participarán como inversionistas aportando, en conjunto, un capital inicial de 1 millón de dólares para el proyecto, entre ellas destacan Cervecería Revolución y Cervecería Minerva, que tiene en la actualidad 25% del mercado de la cerveza artesanal en el país. A cambio, entre otros beneficios, contarán con materia prima hasta 30% más barata que la que ahora importan.

El grupo de productores de cebada de Teocuitatlán de Corona comenzará a producir sobre una superficie de 1,000 hectáreas y la intención es que, al convertirse en socios, participarían de las utilidades tanto de la cosecha como de la venta de malta.

Nos propusimos darle valor agregado a la cebada a través de la Unión Nacional de Productores de Cebada, que no encontraban el mecanismo para sacar mayor utilidad a su producción primaria, y poder establecer mecanismos de transformación de sus propios insumos y poderse asociar en los procesos de toda la cadena , refirió Roberto de Alba, propietario de Cervecería Revolución.

POTENCIAL EN EL FUTURO

Las empresas que forman parte de la Acermex registran un crecimiento anual cercano a 150%, lo cual hace ver que hay un mercado muy importante en México , comentó el empresario.

promo@eleconomista.com.mx