No existe ningún riesgo de que el Castillo de Kukulcán en Chichén Itzá pierda su distinción como una de las siete Maravillas del Mundo Moderno, ya que el gobierno yucateco tiene una estrecha comunicación con la organización New Seven Wonders para la preservación del sitio, afirmó el director general del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur), Dafne López Martínez.

Lo anterior, luego de que El Economista publicó que la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes en Cancún (AMAV), principal proveedora de viajes turísticos hacia esa zona arqueológica, se quejó de un descontrol y conflictos con los comerciantes ambulantes en el sitio, que son más de 1,000, pese a que sólo 600 cuentan con permiso oficial para operar.

Nos preocupa mucho porque aparte de que sería una lástima que perdiera esta denominación, las agencias que yo represento en Cancún y Riviera Maya aportan 70% de los 2 millones de turistas que en promedio recibe Chichén Itzá anualmente , dijo el dirigente de AMAV Quintana Roo, Sergio González Rubiera.

No obstante, Cultur informó que el Gobierno del Estado, encabezado por Rolando Zapata Bello, junto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se encuentran desarrollando un plan integral para mejorar las condiciones de Chichén Itzá y ofrecer servicios de mayor calidad a los turistas.

Luego de sostener una reunión con el líder de las agencias tour operadoras, Dafne López dio a conocer que el gremio aceptó seguir una vinculación con las autoridades que redunde en mejores resultados y consolide la actividad turística en Chichén Itzá .

mfh