La región centro-occidente del país se prepara como un potente bloque de desarrollo económico, ante la falta de anuncios de proyectos para la zona por parte del nuevo gobierno federal.

En entrevista con El Economista, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, dijo que la planeación regional es fundamental para consolidar al centro-occidente.

“Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Colima y Zacatecas, estos estados integran una región muy poderosa, con puertos como Manzanillo y Lázaro Cárdenas, con carreteras como la 57 y 45, la vía de Ferromex, de Kansas City. Esto te indica que es un hub logístico de conectividad”, ahondó.

“Lo primero que firmamos San Luis Potosí, Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro fue el Acuerdo San Miguel, un documento para empezar un estudio, una planeación, una visión de cómo nos vemos en el 2040 como región y cómo nos podemos fortalecer”, señaló.

El mandatario indicó que posteriormente se van a integrar los otros estados. “Ya con Enrique Alfaro hay pláticas, Jalisco se va a integrar, Silvano Aureoles también está interesado, ya sólo falta hablar con Zacatecas, Colima y Nayarit, pero se va dando de manera natural, no queremos forzar esta región. La visión de la región es cómo nos ponemos de acuerdo, en materia de seguridad, conectividad, migración, medio ambiente, turismo, infraestructura, materia hídrica”.

La integración de estas nueve entidades, que representan en conjunto una quinta parte del Producto Interno Bruto nacional, se da en un panorama sin anuncios de proyectos de la administración federal para la región; a lo anterior se añade la preocupación por el impacto que tendrá en las participaciones la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 8% y del Impuesto sobre la Renta a 20% en la zona libre de la frontera norte de México a partir del primero de enero del 2019.

“Es nuestra preocupación, vemos favorable que se apoye al sur, creemos que es importante un país equilibrado, no estamos en contra, el norte va a tener un gran beneficio con la zona fronteriza, pero esa decisión de bajar el ISR e IVA nos afecta a todos, porque baja la recaudación nacional y, por ende, bajan las participaciones de los estados. Creemos que Guanajuato tendrá un boquete de 800 millones de pesos”, explicó Rodríguez Vallejo.

“No escuchamos tristemente en el discurso nada para la región centro-occidente, por eso es importante hacer la planeación de la región, para alzar la voz propositivamente y decirle al presidente que tenemos un plan (...) son proyectos regionales muy importantes, estos nueve estados producen una gran cantidad de recursos, de empleos, tienen recursos naturales, infraestructura”, manifestó.

El Ejecutivo estatal añadió que el centro-occidente del país necesita un tren interurbano de Querétaro a Guadalajara, que pase por León y Aguascalientes, “tenemos una gran cantidad de movilidad urbana, Guanajuato tiene las carreteras más transitadas, particularmente en la 45 por los parques industriales. Es muy importante esta región para levantar la mano, no como un bloque opositor, sino como un bloque propositivo”.

Ante un posible cambio de sede de las empresas a la frontera norte por los beneficios fiscales, el gobierno guanajuatense materializa un plan de atracción de inversiones.

“El riesgo de que empresas puedan cambiar su domicilio allá es un problema de todos, por ello estamos haciendo un plan de atracción, necesitamos atraer corporativos porque queremos incrementar nuestros ingresos. Pretendemos hacer un distrito financiero en León y una serie de políticas de incentivos fiscales en el estado”, expuso el gobernador.

Tradición y estrategias

El concepto de planeación en Guanajuato se considera una tradición. Diego Sinhue Rodríguez reveló que hace años el estado entendió que la competencia no era entre sus ciudades, es decir, se dieron cuenta de que cuando se registraban indicadores positivos en León, Celaya, Salamanca, San Miguel de Allende, “le va bien a todos, es un solo estado; vimos que la planeación estatal, entre ciudades, entre zonas metropolitanas, era lo mejor. Después de pasar ese nivel supimos que pasa lo mismo en otros estados, que estamos muy interconectados”.

El gobernador estatal expresó que una de las ventajas de Guanajuato es la diversificación sectorial, contando con cuatro pilares: turismo, agroindustria, sector automotriz e industrias tradicionales (cuero y calzado, textiles y alfarería). La estrategia, dijo, consiste en no bajar el presupuesto para el próximo año en estos rubros.