El Consejo de Cuenca de los ríos Grijalva y Usumacinta exhortó a las instituciones públicas planear estrategias para enfrentar la sequía que se vislumbra para el próximo año.

En reunión de trabajo, el presidente de dicho organismo del Instituto Estatal del Agua, José Alfredo Araujo Esquinca destacó la importancia de que los usuarios del agua, organismos de cuenca y dependencias públicas implementen una estrategia de prevención y abasto.

Esta, apuntó, debe incluir programas y fondos económicos de los tres niveles de gobierno, con la finalidad de aminorar las afectaciones por la inminente sequía que se pronostica.

Detalló que la lluvia acumulada de mayo a noviembre de 2015 fue de 1,370 milímetros, lo que equivale a 23.7% por debajo de lo normal.

La primera versión completa de la temporada de frentes fríos en México, que abarca de septiembre de 2015 a mayo de 2016, pronostica que habrá 60 sistemas frontales con lluvias aisladas en la entidad.

De acuerdo con el Monitor de Sequía de Norteamérica habrá ausencia de precipitaciones en la mayor parte de Tabasco y en algunas localidades de Chiapas, con posibilidad de que en los primeros meses surjan puntos de sequía extrema.

Por ello los municipios de Ocosingo, Las Margaritas, La Concordia y Chilón tendrían una sequía moderada, mientras que Tecpatán, Chicomuselo, Ostuacán, Pichucalco, Ocozocoautla, Huitiupán, Siltepec, Marqués de Comillas de sequía severa.

En el mismo pronóstico se encuentran las localidades de Ángel Albino Corzo, Maravilla Tenejapa, Altamirano, Simojovel, San Juan Chamula, Pueblo Nuevo Solistahuacán, Montecristo de Guerrero, Amatán, Chalchihuitán, Sabanilla y Villa Corzo.

El investigador consideró que ante una posible escasez de agua, la recomendación es que los gobiernos instrumenten medidas para distribuirla eficientemente en las ciudades, y que se garantice el abasto también en las comunidades rurales.

mfh