Cancún, QR. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe informó que de las 10,000 empresas en Quintana Roo que cerraron por la emergencia sanitaria, la mitad no reabriría.

La reapertura implica no sólo los gastos de operación y sueldos, sino la inversión en los nuevos protocolos sanitarios que se convierten en una carga que sobre todo los pequeños y medianos negocios no han podido solventar, dijo Iván Ferrat Mancera, presidente del organismo.

“Aún viene lo peor, pues muy posiblemente de las 10,000 empresas que cerraron, al menos 50% no volverá a abrir (...) En Quintana Roo, 66% de los negocios son de servicio y su costo más alto es la nómina”, dijo.

“El costo de nómina puede ser, del total de sus ingresos, entre 60 y 80%, porque esa es una característica de las empresas de servicios”, añadió.

Tan sólo los gastos en la compra de equipo y la implementación de los protocolos sanitarios para reabrir un local implica erogar más de 10,000 pesos al mes, tratándose de empresas pequeñas, aseguró.

[email protected]