Lejos del entusiasmo declarado por los consumidores mexicanos por el cambio de gobierno, en la práctica, la cautela es la constante en las decisiones de consumo al inicio del sexenio.

En febrero, las ventas al menudeo crecieron 1.6%, lo que representa una mejora respecto del desempeño de los dos meses previos (un avance de 1.4% en enero y un retroceso de 0.7% en diciembre), pero se trata de una tasa inferior al crecimiento de 2.4% observado durante todo el año pasado, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Durante el segundo mes del año, el resultado total fue impulsado por una notable expansión de las ventas por Internet (28.8%), categoría a la que siguieron ferretería y tlapalería (5%), tiendas de autoservicio y departamentales (4.4%), textiles y ropa (3.9%), cuidado a la salud (3.2%) y automóviles y refacciones (1 por ciento).

Las categorías cuyas ventas se contrajeron fueron abarrotes y bebidas (-1%), enseres domésticos (-1.3%) y papelería y esparcimiento (-7 por ciento).

La ligera mejora de las ventas al por menor registrada por el Inegi para el mes de febrero coincide con los resultados reportados por Walmart de México y por los agremiados de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), cuyo desempeño mejoró respecto de enero.

Las ventas comparables de Walmart crecieron 5.4% contra 4.4% del mes previo, en tanto que las de la ANTAD avanzaron 3.3% versus el avance de 2.5% mostrado durante enero. No obstante, ambos indicadores crecieron por debajo de la tendencia de su promedio móvil de 12 meses.

Sin ser despreciables, estos datos se quedan cortos ante el sobresaliente optimismo de los consumidores según la medición de la confianza del consumidor del Inegi, que alcanzó en febrero su mayor nivel desde abril del 2001.“El Índice de Confianza del Consumidor nos permite entender la percepción de la economía del país y del hogar por parte de la población, creemos que no necesariamente se traduce en un crecimiento en la misma proporción en las ventas, al menos de manera inmediata”, indicó el Grupo Financiero Monex en un reporte.

Variables

Durante el mes, se observaron datos mixtos de variables que motivan el consumo. Por un lado, las remesas familiares marcaron un récord para un febrero con un alza de 6.4%, a 2,387 millones de dólares, pero por otro continuó la desaceleración de la generación de empleo formal, pues se crearon 23% menos plazas laborales, un monto equivalente a 126,000 puestos de trabajo.

“Consideramos que el consumo privado, principal componente del Producto Interno Bruto, continuará creciendo en los próximos meses, aunque lo hará a un ritmo menor, dando soporte al crecimiento de la economía mexicana en medio de un entorno de incertidumbre”, expuso el Grupo Financiero Ve por Más en su reporte sobre el desempeño de las ventas de la ANTAD en febrero.

[email protected]