Querétaro, Qro. El periodo vacacional por Semana Santa dejó un nivel de ventas más bajo de las proyecciones que tenía el sector restaurantero de la entidad.

Tras hacer un balance de ambas semanas, el sector reportó un promedio de 40% de las ventas que tenían previo a la pandemia de Covid-19, expuso el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Querétaro, Octavio Mata Rivera.

El indicador logrado es casi 10 puntos porcentuales menos de 50% previsto por la cámara para este periodo; lo que en derrama económica se estimaba en 45 millones de pesos, frente a los 90 millones de pesos alcanzados en el mismo periodo del año 2019.

La actividad del 2020, dijo, no es un parámetro de referencia para el sector, ya que debido a la pandemia y al periodo de confinamiento en ese momento se tuvo una caída anual de 90% en las ventas.

“Tomando en cuenta la Semana Santa y la de Pascua la verdad es que no nos fue nada bien, pensábamos alcanzar hasta 50% (de ventas) referente a 2019, porque 2020 no puede ser un parámetro para nada (…) Desafortunadamente la semana de Pascua que pensamos que iba a repuntar un poco más no fue así”, manifestó.  

La industria restaurantera de Querétaro conservaba una amplia expectativa de la influencia que tendría el periodo vacacional en su proceso de recuperación.

Menor percepción de turismo

El representante empresarial refirió que este bajo nivel de ventas pudo estar motivado por dos factores: una menor percepción de turismo proveniente de otras partes del país, y a que habitantes del estado optaron por salir de la entidad, privilegiando los destinos con playas.

“Pensábamos tener hasta 50 o rebasar este 50% de los más de 90 millones de pesos de derrama del 2019, pero no fue así, no hubo mucho turismo y creo que mucha gente de Querétaro salió porque se notó, se reflejó en establecimientos como los restaurantes”, aseveró.

Tras los resultados del periodo vacacional, la cámara optará por impulsar campañas para incentivar el consumo local y en establecimientos del estado, concientizando a la población sobre la necesidad de recuperación económica que tienen los negocios.

“Seguiremos haciendo lo posible para que generen los proyectos que traemos de consumo local y de apoyo a todos los negocios dentro del estado, que la gente salga un poquito más, los restaurantes cumplen con los protocolos, son espacios seguros, que los ciudadanos confíen en nosotros, que nos ayuden a salir a los restaurantes, hoy los necesitamos más que nunca”, comentó.

Ahora, expuso, la prioridad de los restaurantes es seguir operando con base en los protocolos sanitarios, proyectarse como establecimientos sanitizados con la finalidad de abonar a que el estado transite al Escenario A, donde se permitiría más apertura en horarios y aforos, situación que a la vez aumenta las posibilidades de recuperación.

Durante el Escenario B –vigente al 25 de abril– los restaurantes y/o cafeterías –incluye restaurantes en viñedos– pueden abrir hasta las 22:00 horas de lunes a sábado, con 50% de ocupación, y los domingos hasta las 18:00 horas.

estados@eleconomista.mx

kg