El comercio establecido en la Ciudad de México perderá más de 3,000 millones de pesos en la temporada decembrina por la gran cantidad de mercancía de contrabando que se está dejando pasar por las aduanas nacionales y que se expende en las calles del Centro Histórico por vendedores ambulantes, denunció ayer el presidente de Procentrhico, Guillermo Gazal.

El organismo que integra a empresarios y comerciantes del primer cuadro de la Ciudad de México y su dirigente estiman que la corrupción que existe en las aduanas de México ha permitido que en los últimos años cada vez en mayor cantidad el ingreso de productos de muy mala calidad que terminan siendo vendidos por el comercio informal, en detrimento de la producción nacional, lo que provocó el cierre de industrias y fábricas declaró el funcionario.

En ese sentido se informó que Procentrhico ha denunciado en diversas ocasiones la situación en las aduanas, por lo que exigen a Alejandro Chacón Domínguez, titular de la Administración General de Aduanas, ponga alto al ingreso ilegal de cientos de contenedores de mercancía que compiten con productos que de manera formal se venden en comercios y establecimientos capitalinos.

Según Guillermo Gazal, no es posible que se anuncie con bombo y platillos decomisos de telas y destrucción de productos de piratería, cuando en las calles no sólo de la ciudad de México, sino de principales ciudades del país, sigan llenas de mercancía ilegal que se vende con complacencia de las autoridades locales, por tanto pidió cortar el problema de raíz y emprender una verdadera cruzada que frene el ingreso de mercancía ilegal.

Guillermo Gazal responsabilizó al secretario de gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano Cortés de permitir la venta de productos extranjeros ilegales, todo porque varios de los vendedores ambulantes son clientes’’ electorales del Partido de la Revolución Democrática (PRD), razón por la cual exhortó al mandatario local, Miguel Ángel Mancera Espinosa a poner freno a esa ilegalidad.

[email protected]

mfh