Cancún, QR. La secretaria de Desarrollo Económico de Quintana Roo, Rosa Elena Lozano Vázquez, aseguró que independientemente de que se aplique la zona libre en Chetumal, el gobierno estatal tiene en marcha una estrategia para otorgar incentivos fiscales en la zona sur del estado a través del Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico.

Añadió que es preocupante el hecho de que la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador, antes de tomar posesión, no haya sido incluida en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, sin embargo, dijo, hay una estrategia estatal que puede por sí misma atraer las inversiones que se necesitan para detonar la economía en la frontera sur.

No obstante, legisladores federales por Quintana Roo señalaron que el Plan Nacional de Desarrollo aún no es definitivo, ya que tendrá que ser revisado en las comisiones de la Cámara de Diputados, donde se procurará que el tema de la zona libre en Chetumal sea integrado al documento.

Luis Alegre Salazar, presidente de la Comisión de Turismo en la Cámara Baja, aseguró que la promesa de establecer la zona libre en Chetumal va a ser cumplida por el presidente del país, “pero se deben dar los tiempos que el propio mandatario estableció para aplicar la medida”.

“Se debe recordar que el presidente anunció que primero se aplicaría la baja del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16 a 8% y del Impuesto sobre la Renta (ISR) de 35 a 20% en municipios fronterizos del norte del país para evaluar los resultados de esta medida”, aseveró.

“No ha transcurrido ni medio año de eso; aún debemos esperar, la zona libre se va a hacer en Chetumal porque es una promesa del presidente, no importa que no esté mencionada en el Plan Nacional de Desarrollo”, explicó.

Respecto a la estrategia estatal, la secretaria de Desarrollo Económico explicó que ya se lanzó la licitación para construir las primeras naves muestra del complejo industrial con una mezcla inicial de recursos estatales y federales, por un monto aproximado de 30 millones de pesos.

“Esto garantiza que este mismo año se ponga en marcha esta apuesta del gobierno estatal por la atracción de inversiones productivas y la diversificación económica de Quintana Roo, pues al momento ya hay un portafolio con cartas de intención de 25 empresas de giros diversos para establecerse en el parque”, refirió.

“Esto no significa que no necesitemos que se cumpla la promesa del presidente López Obrador de disminuir a 8% la tasa al IVA y a 20% el ISR, confiamos en que estas medidas se cumplan, aunque no estén contempladas en el Plan Nacional de Desarrollo”, comentó Lozano Vázquez.

“Lo que sí creemos es que están en marcha inversiones y proyectos que seguirán adelante independientemente del tiempo que tarde en instaurarse la zona libre prometida por el presidente de la República”, enunció.

La funcionaria estatal recordó que recientemente funcionarios del Servicio de Administración Tributaria estuvieron en Chetumal para hablar de las ventajas y el potencial que tiene para la frontera sur el Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico. Entre dichas ventajas, puntualizó, mencionaron la exportación de productos manufacturados hacia Centro y Sudamérica, dados los beneficios arancelarios y la temporalidad de almacenamiento de mercancías de cinco años que otorgará a las empresas el régimen fiscal del recinto.

Además, la concesión otorgada al gobierno de Quintana Roo para operar el recinto estima nueve actividades que van desde manejo, almacenaje, custodia, exhibición, venta, distribución, elaboración, transformación y reparación de mercancías.

Rosa Elena Lozano insistió en que la posibilidad de manufacturar mercancías, almacenarlas y exportarlas con grandes beneficios arancelarios será de gran atractivo para que grandes empresas se instalen al interior del recinto.

Primera etapa

Cabe recordar que la Secretaría de Desarrollo Económico de Quintana Roo dio a conocer que la primera etapa del parque industrial tendrá 62,000 metros cuadrados de naves industriales techadas. En total, se prevé la construcción de 60 naves industriales de 300, 600 y 1,200 metros cuadrados para pequeñas y medianas empresas.

En una segunda etapa, para empresas de mayor tamaño habrá ocho naves industriales de 3,000 metros cuadrados y tres naves de 6,000 metros cuadrados.

Cada nave industrial contará con un área de oficinas, además se añadirán áreas comerciales de aproximadamente 45,000 metros cuadrados, sitios para taxis, autobuses y un estacionamiento.

[email protected]