Monterrey, NL. Por los paros y emplazamientos a huelgas de maquiladoras y otros sectores en Matamoros, Tamaulipas, “existe un riesgo de que se puedan afectar inversiones futuras” en la entidad, aseguró Carlos García González, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico estatal.

En entrevista con El Economista, el funcionario dijo que desde el pasado 15 de enero comenzó a surgir esta situación, exigiendo un incremento de 20% del salario y 32,000 de bono anual, lo cual, agregó, ha dejado pérdidas por más de 1,000 millones de pesos a la ciudad de Matamoros.

“La información que tenemos es que por el alto abstencionismo laboral y también por el paro de actividades desde el 15 de enero (en las empresas), se han perdido más de 1,000 millones de pesos”, afirmó.

“Es un tema que en el gobierno del estado nos preocupa, vamos a seguir atentos, aunque la mayoría de las empresas que estuvieron en conflicto laboral se desistieron de ir a huelga, hay otros sectores que se han venido afectando, en donde grupos de trabajadores han estado induciendo el tema de incremento de sueldo”, abundó.

Estimó que la resolución del conflicto podría tardar algunas semanas más, sin embargo, apeló a la buena voluntad de las partes involucradas, para contribuir a la estabilidad para no ahuyentar a la inversión.

En este conflicto, refirió, desde el principio se ha observado mucha intromisión, “no nada más por temas sindicales, sino de terceros que vienen a enrarecer el clima laboral”.

El secretario lamentó que haya personas que estén poniendo en riesgo las fuentes de empleo para tratar de “sacar adelante alguna política o algún interés personal o de algún sindicato en particular”.

Recalcó que por lo anterior, han denunciado públicamente este acontecimiento y han girado oficios a las secretarías federales del Trabajo y Previsión Social y a la de Economía, pero, subrayó, no han visto acciones contundentes para mejorar el conflicto laboral.

A su vez, añadió que el Congreso de Tamaulipas exhortó a las dependencias citadas, así como a Gobernación, para que “intervengan de manera inmediata por la afectación de la industria establecida (...) porque se está poniendo en riesgo las inversiones presentes y futuras que puedan venir al estado”.

La semana pasada dos maquiladoras de Matamoros anunciaron su cierre de operación en la ciudad, lo que representa el despido de 1,500 personas, con un riesgo de que esa cifra crezca a 25,000 en tres años.

Rolando González Barrón, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación Matamoros, destacó que de un total de 85,000 trabajadores, sólo 18,000 estaban por abajo del nuevo salario mínimo de 176.72 pesos.

Resuelven conflicto

Las 48 maquiladoras que exigían un incremento salarial de 20% y un bono anual de 32,000 pesos llegaron a un acuerdo salarial satisfactorio con los trabajadores, pero ahora hay cinco más con emplazamiento a huelga y más de 20 empresas en paro.

El Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales y de la Industria Maquiladora (SJOIIM) informó que se dieron por terminados los emplazamientos a huelga de las 48 plantas maquiladoras que se encontraban en revisión de tabulador, “llegando con cada una de ellas a un arreglo favorable, dando cumplimiento a las demandas de nuestros trabajadores agremiados”.

“El SJOIIM les invita a continuar con nuestras labores y seguir esforzándonos para mantener la unidad y el respeto entre todos”, pidió el sindicato.

Agregó que continúa con puertas abiertas para escuchar, orientar y atender las necesidades de sus representados.

No obstante, este conflicto laboral se está extendiendo fuera del sector maquilador, en más de 20 empresas, entre ellas, refresqueras, de lácteos, tiendas comerciales y hasta de recolección de basura.

Al respecto, Manuel García Garza, presidente del Comité de Mejoras de Ciudad Industrial, señaló que en las empresas bajo contrato con el SJOIIM se logró el aumento de salario de 20% y el bono anual de 32,000, pero hay 23 empresas de otros sectores que demandan este incremento.

Advirtió que el año próximo las firmas revisarán los contratos colectivos de trabajo y se revisará la cláusula que causó el conflicto laboral en Matamoros.

Por otra parte, la abogada Susana Prieto realizó una reunión masiva en el centro de esta ciudad. Les dijo a los trabajadores que pertenecen a los sindicatos de Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladoras de Matamoros; al de las Industrias Química y Petroquímica, que ya no pueden hacer nada con respecto al incremento salarial.

Lo anterior, acotó la abogada, se debe a que ya se firmaron los contratos colectivos de trabajo y no cuentan con la cláusula del incremento al salario mínimo ni al bono de 32,000 pesos.

Susana Prieto comunicó a los trabajadores que los sindicatos se adelantaron a firmar los contratos colectivos de trabajo, lo que impedía hacer un cambio en los mismos.

Contagio

En cuanto a la posibilidad de que este conflicto laboral se pueda extender a otros estados, Guillermo Dillon Montaña, director general de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, exteriorizó que “hay preocupación que eso trastoque al ambiente sindical y laboral de la entidad”.

“Afortunadamente las condiciones y las relaciones laborales son muy diferentes”, recalcó el directivo.

[email protected]