A través de un videomensaje, el gobernador Héctor Astudillo, confirmó que se realizará un segundo ajuste presupuestal de más de 241 millones de pesos en el gasto del aparato gubernamental para hacer frente a la pandemia y fortalecer las áreas fundamentales como: salud, educación, turismo y al agro guerrerense. Asimismo, enfatizó su interés por seguir trabajando en una política que priorice el apoyo a quienes más lo requieren a través de acciones estratégicas.

“La pandemia ha disminuido la velocidad de nuestros proyectos, pero seguimos trabajando para mejorar las condiciones socioeconómicas de la población. Hacemos lo necesario para disponer de mayor capacidad con el fin de favorecer el bienestar general”, expresó el mandatario.

El gobernador dijo que, pese a la adversidad, la administración que encabeza seguirá trabajando como el primer día, “enfrentar la pandemia de Covid-19 no sólo ha traído un problema sanitario, sino también un grave y profundo daño en nuestra economía. El daño económico es histórico y afectará a los más pobres”.

Desde la Ciudad de México, en donde desarrolla su agenda de trabajo, el gobernador explicó que esta medida se suma a un primer ajuste por 200 millones, por ello, se está llevando a cabo un ajuste presupuestal de más de 441 millones.

Dijo que el tema de la pandemia ha generado adversidades no sólo en el estado, sino a nivel mundial, por lo que es necesario redoblar esfuerzos para poder dar viabilidad al desarrollo de Guerrero.

En este contexto, detalló que se han realizado diversas adecuaciones para poder apoyar a las empresas con un estímulo al gravamen sobre las remuneraciones del trabajo personal y del Impuesto sobre Hospedaje, lo que benefició a más de 8,000 empresas y a 131,000 trabajadores, por un monto aproximado de 100 millones.

Asimismo, se apoyó con el estímulo fiscal del Impuesto sobre la Nómina, que sumó alrededor de 30 millones; en este marco se suspendieron todas las auditorías y se amplió hasta el 30 de junio el tema de los estímulos fiscales del Impuesto sobre la Tenencia y del derecho de control vehicular, generando que alrededor de 19 millones no ingresaran a las arcas estatales.

Astudillo Flores dijo que toda esta situación ha generado una caída en la recaudación de casi 330 millones de pesos.

Ante esto, se tomó la decisión de gastar menos, por lo que se restringirán las compras al mínimo, disminuirá el pago de servicios de telefonía celular, desaparecerán los gastos de representación y alimentación, disminuirán gastos de gasolina y racionalizarán los viáticos de los servidores públicos. También se decidió cancelar cualquier adquisición de vehículo y mobiliarios.

Se determinó la reducción del presupuesto de Comunicación Social en 25%; se reducirá la contratación de asesorías, estudios e investigaciones; se cancelarán todos los gastos de eventos ceremoniales, protocolarios y de festejos diversos.

Sin embargo, áreas como las de Salud, Secretaría de Seguridad Pública, Turismo, Educación y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, no serán afectadas en su presupuesto.

En su mensaje dijo que en la presente administración no ha habido despidos, pues ninguno de los ajustes ha integrado este rubro, por el contrario, se han cubierto con puntualidad salarios y prestaciones. Señaló que en este momento, los trabajadores del Ejecutivo estatal se encuentran en sus casas para proteger su salud.

Reconoció el apoyo del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien a través de apoyos materiales y económicos proporcionados a través del Instituto Nacional de Salud y Bienestar, así como de otras instancias, ha sido de gran relevancia para la entidad.

estados@eleconomista.mx