Querétaro, Qro. La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), programada para este 1 de julio, traerá nuevas oportunidades de desarrollo para la economía queretana, tanto en sectores vocacionales como en nuevas vertientes de negocio; además de implicar posibilidades y retos para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) queretanas se sumen a las cadenas de valor e ingresen al comercio exterior.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marco Antonio Del Prete Tercero, expuso que las áreas en las que deben trabajar las pymes para potenciar sus operaciones en el marco del T-MEC, son contar con capacidades de financiamiento, generación de producto y fortalecimiento para participar en el comercio exterior.

En este contexto sobresale la importancia de vincular las necesidades de suministro con la oferta, pero enfocado en propiciar la inserción de las pymes en las cadenas globales de valor, no únicamente a las grandes empresas.

“El nuevo tratado contempla mucho más a las pymes, ya que les permite mayor integración en las cadenas productivas y las podremos dotar de herramientas que garanticen su competitividad y la capacidad de cumplir con las demandas de los grandes compradores”, refirió el secretario.

El T-MEC conlleva nuevas reglas para la industria automotriz, pero también, agregó, abrirá paso a las industrias creativas, servicios de tecnologías de información, servicios financieros (fintech), entre otros.

La actualización del acuerdo trilateral, añadió, establece plazos puntuales para su cumplimiento, para que las empresas puedan adaptar sus procesos productivos acorde con la nueva normatividad.

“Las principales beneficiarias van a seguir siendo las empresas de la industria automotriz, pero surgen nuevos jugadores como son las industrias creativas, las de servicios de tecnologías de información, fintech, que tendrán oportunidad de jugar con estas nuevas reglas, entonces para Querétaro en específico, dada la diversidad y la complejidad de su economía, nos genera opciones muy importantes para todo el sector económico”, declaró.

Previo a la puesta en marcha del T-MEC (con la modificación de 24 capítulos y 10 nuevos), en el marco de la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), mientras en el país incrementó 83.9% el empleo formal en el periodo 1998-2019, en Querétaro se elevó 197%, pasando de 204,833 a 607,919 trabajadores.

En el lapso de referencia incrementaron 3.7 veces las exportaciones, de un valor de cerca de 3,410 millones de dólares a los 12,735 millones de dólares, indicó el titular de Sedesu; en este entorno, Estados Unidos y Canadá se forjaron como los principales socios comerciales de la entidad.

“De este total de comercio exterior, 42.5% de las importaciones y 79% de las exportaciones tuvieron origen y destino Estados Unidos”, ahondó.

Otras puertas

El TLCAN también abrió la puerta a nuevos tratados: seis acuerdos preferenciales con diferentes países y 13 tratados con 50 países, implementándose Tratados de Libre Comercio con Colombia, Chile, Israel, la Unión Europea, Uruguay, Japón, Perú, Panamá, entre otros.

El T-MEC también conlleva un impulso para sectores emergentes, permitiendo incursionar en actividades productivas de mayor complejidad.

“Nos permitirá incrementar la complejidad económica de nuestras actividades, dado que al ser más competitivos nos permitirá incursionar en que nuestras actividades sean mucho más complejas, que podamos saltar de una industria a otra con muy poco esfuerzo, únicamente con capacitación. Nos permite desarrollar nuevas industrias”, señaló Del Prete Tercero.

Representación local

En Querétaro, existen 85,804 unidades económicas, de las cuales 98.2% son mipymes, de acuerdo con Inegi.

En el total de mipymes se encuentra 62.7% de la población ocupada en el estado, es decir, más de 519,000 personas, detalla la Sedesu.

Mientras que entre las principales disposiciones para las pymes, en el T-MEC, sobresale que se promueve la cooperación para generar espacios y facilitar su desarrollo, se busca incrementar su participación en los flujos de comercio e inversión regional e incentiva su incorporación a las cadenas globales de valor, según la Secretaría de Economía.

También plantea un instrumento para facilitar el encadenamiento de las pymes y su integración a las cadenas de suministros, planteando un Comité de asuntos de pymes, reuniones trilaterales anuales para estos segmentos empresariales, entre otras medidas.

Los beneficios para las pymes serán facilidades aduaneras, impulso en la participación del comercio electrónico; y sujeto a cada nación, se plantea que se promueva su participación en compras de gobierno, servicios fronterizos e implementación de buenas prácticas regulatorias para reducir o eliminar requisitos gravosos para las pymes.

A través del capítulo denominado Comercio digital se abren posibilidades de internacionalización para las pymes mexicanas, aunado a que este apartado incluye normas para fomentar las transacciones, alianzas y colaboraciones mercantiles entre las tres naciones, expone la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI).

Un análisis realizado por ALAI manifiesta que la transformación digital opera como un detonante clave para que los emprendedores mexicanos se liberen de procesos ineficientes, incrementen su productividad, bajen sus costos y se incorporen con mayor participación en la economía formal.

[email protected]