Querétaro, Qro.  La pandemia por Covid-19 también ha impactado a establecimientos que operan bajo el esquema de franquicia en el estado, sector que antes de la pandemia registraba crecimientos anuales a doble dígito.

El vicepresidente de Franquicias en la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Querétaro, Gabriel Sandoval Carmona, expuso que previo a los efectos de la pandemia, este sector crecía anualmente entre 10 y 11% en la entidad; sin embargo, después de la contingencia, las proyecciones se han restringido a 9 por ciento. 

“Hay un antes y un después de la pandemia (…) hasta febrero las franquicias se calculaban a doble dígito, estamos hablando de 10 a 11%, lamentablemente esto fue en febrero y en marzo nadie esperaba la pandemia y se modificó la cifra de crecimiento, pero quiero ser muy claro: el crecimiento del sector franquicias en el estado de Querétaro sigue siendo crecimiento y se calcula aproximadamente en 9%”, pronunció.

Aunque hay una ligera contracción en el ritmo de crecimiento esperado para este año, el sector de franquicias mantiene indicadores crecientes y positivos entorno a los efectos que ha dejado la pandemia en diversas unidades económicas. 

En la entidad radican 46 franquicias de marcas queretanas, que en conjunto colocan al estado en la posición número cinco a nivel nacional, con mayor número de franquicias.

“El crecimiento del sector franquicias en el estado sigue siendo de crecimiento y se calcula aproximadamente de 9%, al día de hoy, el número de marcas queretanas es de 46 y nos coloca en el quinto lugar de concentración de franquicias en el país”, precisó.

El director general de Aranday & Asociados, César Aranday, informó que entre las 46 franquicias actuales, una tercera parte corresponde al rubro de alimentos y bebidas, siendo el rubro pionero en incursionar en este modelo de negocios.

“Es multisectorial el tema de las franquicias, entre las 46 queretanas las encabeza el sector de alimentos y bebidas. (…) Ahora se estima que de las  cerca de 46, la tercera parte son de alimentos y bebidas. Las franquicias surgieron en el rubro de alimentos y bebidas”, pronunció el también integrante de la Asociación Mexicana de Franquicias.

Solamente en el 2019, el sector franquiciatario del estado  proyectó crecimientos por encima del promedio nacional que es de 10 por ciento. Hasta el año anterior, en el estado se contabilizaba a 1,000 establecimientos que operan como franquicia, generando ventas anuales por 1,200 millones de pesos y contribuyendo con 8,000 empleos formales.

Durante el año pasado, de manera mensual en el estado iniciaban operaciones de seis a siete nuevos puntos de venta de unidades económicas de franquicias.