Monterrey, NL. El dinamismo que había en el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PIIT) disminuyó por la pandemia. En algunos de sus 30 centros de investigación se redujo la velocidad para atender de manera remota a sus clientes y otros detuvieron sus proyectos.

“Si hubo un impacto, se empiezan a restablecer las capacidades, están ayudando a las empresas para que puedan atender de manera remota a sus clientes”, indicó Abraham Tijerina Priego, coordinador de la iniciativa Nuevo León 4.0.

Por ejemplo, el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI) y el Centro Conacyt de Querétaro trabajan de manera colaborativa para apoyar a empresas en sistemas automatizados, electrónica y control y manufactura avanzada, “es una de las ventajas de tener capacidad para atender la demanda”, indicó el directivo.

También la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Monterrey (UDEM) a través de su Centro de Ciberseguridad, y el Consejo de Software de Nuevo León están habilitando infraestructura para complementar a los centros que están en el PIIT.

Tijerina Priego comentó que se ha empezado a regenerar la actividad en los centros de investigación en la medida que el sistema de Salud estatal ha permitido abrir sectores que se consideraban como no esenciales.

Cabe mencionar que el PIIT es operado por el Instituto de Innovación y Transferencia  de Tecnología de Nuevo León (I2T2), donde convergen 30 instituciones públicas y privadas que se dedican a la investigación y desarrollo de empresas de base tecnológica.

Desde su inicio en 2006, se han invertido 7,500 millones de dólares y el gobierno estatal ha aportado 1,200 millones de dólares.

Modelo virtuoso

Por otra parte, Abraham Tijerina explicó que antes había solo centros de investigación privados donde no había oportunidad de participar, “el PIIT atrajo a una colección de centros públicos, como Conacyt,  con acceso al público en general, lo cual le permitió realizar proyectos a muchas empresas que no tenían la capacidad, ni los recursos humanos ni la infraestructura.

Detalló que el PIIT representa un modelo virtuoso, donde se combina a los centros públicos y privados con empresas y universidades, esto favorece la colaboración en el ecosistema y beneficia al impulso de la Industria 4.0, que ya cuenta con el Centro de Inteligencia Artificial, Centros de materiales avanzados y una incubadora de Nanotecnología.

Aunque se empieza a regresar a la actividad, “difícilmente vamos a estar al 100%”, porque algunos proyectos que no se consideran urgentes están en stand by.a