Monterrey, NL. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Nuevo León, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Monterrey y el Consejo Cívico, decidieron abstenerse de votar a favor o en contra de un incremento al transporte público, porque consideraron que este tema se debe abordar de manera objetiva y con una visión técnica.

Por una parte, dijeron estar conscientes del problema que enfrentan empresarios del transporte urbano que no han aumentado tarifas en 5 años.

“Sin embargo, votar a favor de un aumento sin condicionarlo a obtener mejores beneficios para los usuarios y sin considerar todos los elementos adicionales y necesarios para mejorar el sistema de transporte, sólo sería una solución menor, con muy poco efecto y duración”, indica un comunicado conjunto.

Por otra parte, “votar en contra de un aumento a las tarifas en plena conciencia de la situación actual del sistema de transporte, también resultaría irresponsable. Además, estamos seguros de que eso nos encaminaría a un escenario en el que el estado busca convertirse en empresario del transporte, y que bajo ninguna óptica apuntaría a una mejora integral ni a una solución de fondo”.

“Por lo anterior, en este ambiente claramente político, la decisión más congruente que nos queda es la abstención, pues ninguna de las opciones planteadas apunta siquiera a una solución de fondo”.

En su opinión, se deben restablecer las condiciones para el diálogo y para la gobernanza del sistema como primer paso, pues sin garantías claras se avanza hacia una crisis más profunda.

Indican que como iniciativa privada han solicitado a los transportistas contar con un sistema de Transporte Público a la altura de la metrópoli que privilegie a los usuarios.

Recordamos que, como iniciativa privada hemos solicitado ya el cumplimiento de los parámetros requeridos para contar con un sistema de Transporte Público Urbano a la altura de nuestra ciudad metropolitana, que privilegie en todo momento a los usuarios.

La problemática que enfrenta el transporte público, es la reducción drástica del número de unidades de transporte urbano en circulación; la disminución de las frecuencias de paso de estas unidades; el deterioro de condiciones de seguridad y comodidad causado por la falta de mantenimiento de camiones.

Así como el incumplimiento de todos los actores del sistema de sus responsabilidades legales vigentes, indica un comunicado del Consejo Cívico.

abr