Cancún, QR. Durante los primeros cinco meses del 2019, los principales destinos de Quintana Roo registraron una caída de entre 2 y 5 puntos porcentuales en ocupación hotelera, de acuerdo con el reporte sobre el comportamiento del turismo en México que elabora la firma CBRE.

En el top de los centros turísticos por ocupación colocan a Playacar, en el municipio de Solidaridad, con una variación negativa de 4.2 puntos porcentuales entre enero y mayo del 2018 y el mismo periodo del 2019. Akumal también mostró un descenso de 4.8 puntos, mientras que Playa del Carmen cayó 3.6 puntos.

Cancún es el destino con la disminución más pronunciada, al pasar de 79.6% de ocupación en el 2018 a 74.6% en el lapso de referencia del año en curso.

El reporte también consigna que el Caribe mexicano está experimentando una contracción en las tarifas promedio diarias respecto al cierre del 2018, lo cual puede explicarse por la entrada de nuevas marcas hoteleras que buscan incrementar sus niveles de ocupación.

Por el contrario, otros centros de playa como Los Cabos, en Baja California Sur, y Mazatlán, en Sinaloa, han incrementado el promedio de sus tarifas en el primer semestre del presente año, siendo estos destinos los que reportan los mayores incrementos.

Pese a la tendencia a la baja en ocupación, el reporte refiere que los visitantes estadounidenses llegaron principalmente a Cancún (1.73 millones de viajeros) a Ciudad de México (687,000) y a Los Cabos (678,000).

Los turistas canadienses también prefirieron como destino Cancún, pues arribaron 696,000 turistas, seguido de Puerto Vallarta con 278,000 y Ciudad de México con 124,000 en el periodo de análisis.

Proyecciones

Desde el pasado mes de abril, los hoteleros de Cancún y de la Riviera Maya han referido que la tendencia a la baja en ocupación viene desde el 2018, y que para la segunda mitad del año en curso las reservaciones les permiten anticipar que la ocupación se mantendrá entre 3.5 y 4.5 puntos por debajo de lo exhibido el año pasado.

Roberto Cintrón Gómez, dirigente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, dijo en entrevista que en esta temporada de verano la ocupación presenta 3 puntos porcentuales menos que  en el 2018.

Asimismo, las reservaciones que tienen en libros les permiten anticipar que al menos durante la temporada otoñal, que va de septiembre a finales de noviembre, se mantendrá entre 3.5 y 4.5 puntos por debajo.

El reto es impedir que la ocupación baje aún más y no regresen al Caribe mexicano las “temibles” temporadas bajas que obligaron en años anteriores a aplicar medidas como el cierre parcial de hoteles y prescindir de un determinado número de empleados para poder sobrellevar los meses más bajos del año, aseguró Cintrón Gómez.

Explicó que además del sargazo hay otros factores que están incidiendo en el comportamiento de la ocupación, como el incremento de casas en renta a través de plataformas tipo Airbnb y la falta de promoción a raíz de la extinción del Consejo de Promoción Turística de México, así como el tema de inseguridad que afecta principalmente la zona norte de la entidad.

A ello se debe agregar que no han dejado de sumarse nuevas habitaciones hoteleras desde el 2016, lo que significa que en la actualidad Quintana Roo supera 100,000 habitaciones hoteleras, y estén en proceso de construcción 17,000 más. Ello implica que se tengan que aumentar los esfuerzos, no sólo por mantener el volumen de turistas que ya visitan el Caribe mexicano, sino para incrementarlo.

[email protected]