Ante las iniciativas de proyectos inmobiliarios para zonas habitacionales en El Marqués, el reto es determinar la infraestructura que dé viabilidad a los proyectos, reconoció el secretario de Desarrollo Económico del municipio, Juan Fernando Gorráez Aguilera.

El servidor municipal refirió que tan sólo en el 2016 surgieron entre siete y ocho empresas inmobiliarias interesadas en cimentar proyectos en el municipio.

Éstos se desarrollarían en zonas circundantes a la localidad Chichimequillas, Ticomán, así como en las zonas donde actualmente se ubican los complejos Ciudad Maderas y El Mirador.

Sin embargo, reconoció que es prioritario generar vialidades de acceso a la zona habitacional de El Mirador, una de las de mayor demanda para los desarrolladores, pero que actualmente carece de vías.

Hay muchas empresas que están esperando a ver vialidades, por ejemplo, en El Mirador se desarrolla el proyecto con el gobierno de estado para un carretera de cuatro carriles y el municipio hará una obra para hacer una salida hacia la Carretera Federal 57. Tenemos que darle viabilidad o sino va a colapsar , reconoció el secretario municipal.

Este sector inmobiliario figura como uno de los de mayor dinamismo para el municipio, pero conserva diversos desafíos para controlar el crecimiento urbano.

El sector inmobiliario está creciendo muchísimo, tuvo mucho auge, incluso hay muchas empresas que están por llegar, que están en trámites para hacer formal su llegada al municipio y que cumpla con todos los requisitos legales para establecerse , expuso.

Plan de acción

Por tanto, afirmó Gorráez Aguilera, con base en el plan de desarrollo municipal identifican que las empresas cumplan con establecerse en zonas adecuadas, así como con los requerimientos de planificación urbana que se les solicita, para evitar descontrol en el crecimiento.

El año pasado en el sector inmobiliario se gestaron entre cinco y seis proyectos, de mediana y gran dimensión, al desarrollar zonas habitacionales o incluso únicamente cimentación de terrenos.

Cada proyecto, se estima, requiere de una inversión promedio de entre 250 y 300 millones de pesos.

viviana.estrella@eleconomista.mx