El valor de producción de la obra pública en las entidades federativas del país creció 9.5% a tasa anual real en enero del 2018, variación que significó el mejor comienzo en los últimos nueve años.

Al considerar sólo el primer mes de cada año, se observa que del 2012 al 2017 se registraron caídas en dicho sector contratante de la construcción; de hecho, en el última década únicamente se presentaron dos aumentos: 2009 (13.6%) y 2011 (8.3 por ciento).

El aumento de este año fue resultado de disminuciones consecutivas de años anteriores (bajo nivel de comparación), así como el repunte de desarrollos inmobiliarios en distintas zonas del país que buscan reactivar la inversión, señalaron especialistas.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 11 estados exhibieron tasas positivas, destacando Oaxaca (615.6%), Tabasco (156.7%), Zacatecas (153.3%), Estado de México (112.0%) y Nuevo León (111.7 por ciento).

José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), expuso que existen factores a considerarse, el primero es que en años previos la inversión pública había tenido contracciones consecutivas, lo que ayudó a que en el instante de ejercerse el nuevo presupuesto, se buscara la manera de reactivar la inversión rápidamente.

“Recuperación que es producto, primero de una base de comparación que era muy baja y, segundo, parece ser el objetivo del gobierno de empezar a ejercer el presupuesto rápidamente, mayor inversión, seguramente porque en momentos electorales eso va a estar más limitado, entonces se están anticipando muchos proyectos”, explicó.

La administración federal tomó la decisión de cambiar la política de vivienda, que permitiera a las personas estar más cerca de su área de trabajo, pero debido a los altos precios de casas en ciudades importantes, el modelo masivo que pretendía cubrir a toda la población tuvo que pasar a ser un modelo de clase media, planteó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“Poco a poco se ha ido recuperando el modelo de vivienda, y de esta forma se observan ya crecimientos importantes, pero considerando que es un aumento de una base que ya estaba bastante reducida por varios años de problemas económicos”, aseveró.

En el tipo de obra del sector público a nivel nacional, los mayores ascensos anuales durante enero de este año fueron en obras y trabajos auxiliares para otras construcciones (422.2%); presas y obras de riego (186.9%); hospitales y clínicas (96.8%); trabajos auxiliares para transporte (94.9%); trabajos auxiliares para agua, riego y saneamiento (88.1%); instalaciones en edificaciones (64.8%), y edificios industriales, comerciales y de servicios (54.8 por ciento).

El gran motor

En enero del 2018, el valor de la producción de la obra pública fue de 14,129.0 millones de pesos en toda la República, cuyas principales contribuciones corrieron a cargo del Estado de México (25.8%), la capital del país (9.8%), Jalisco (5.0%), Nuevo León (4.8%) y Veracruz (4.5 por ciento).

La variación anual de 112.0% del territorio mexiquense representó el mejor inicio de año desde el 2007, año que comienza la información estadística actualizada del Inegi, apostando por transporte y urbanización y edificación.

“El Estado de México aporta 25.8% de las actividades de construcción en el país, cabe resaltar que este desarrollo viene de la mano de la contabilización de la obra pública, del tren suburbano y desarrollos inmobiliarios en el oriente de la entidad (...) dos parques industriales en el corredor de Lerma-Toluca (...) y otro en el oriente del estado en Otumba-Zumpango”, explicó Raymundo Tenorio Aguilar, investigador del Tecnológico de Monterrey.

“No podemos dejar de lado que demográficamente y en actividad económica es uno de los estados más grandes del país”, comentó el director del Idic.

El analista del CIEP consideró que el crecimiento de la entidad se debe a una conexión entre la población que vive en el Estado de México y que trabaja en la capital, por lo que se necesitan elementos de conectividad entre ambos territorios.

“La Inversión Extranjera Directa, muchas veces por los modelos de la Ciudad de México ya no se puede estar construyendo industrias por los niveles de contaminación, entonces se van a zonas conurbadas del Estado de México (...)  distribuyéndose hacia el interior de la República”, añadió.

Rezagados

En el otro extremo, de las 21 entidades obtuvieron disminuciones anuales en obra pública en el primer mes del 2018, las más pronunciadas en términos reales fueron en Nayarit (63.6%), Puebla (60.0%), Durango (58.6%), Chiapas (54.6%) y Morelos (53.4 por ciento).

De la Cruz Gallegos manifestó que recordar que entre las entidades con más rezago se encuentran Morelos y Chiapas, afectadas por los sismos de septiembre pasado, pero la merma en Chiapas fue producto de que estructuralmente la entidad tienen debilidades en el ritmo de actividad económica y en la carencia de grandes proyectos en la zona, por lo que la inversión pública tampoco ha llegado.

En el caso morelense, Meléndez Aguilar adicionó que la situación de un nivel bajo de construcción, es debido a un cambio de modelo de vivienda, pues se encontraban casas abandonadas por lo que ya no se construyen nuevas edificaciones, “más bien se trata de dar mantenimiento a las que ya existen y eso provoca la baja recuperación del sector”.

Indicó que algunos estados de la República no presentan un comportamiento positivo en dicho sector contratante por su poca actividad económica que presentan o bien no cuentan con grandes proyectos de infraestructura.

Bajío

En los últimos años la región del Bajío resaltó por su dinamismo económico, aunque para enero en obra pública solamente San Luis Potosí mostró un incremento anual (45.5 por ciento). Guanajuato y Aguascalientes retrocedieron 29.5%, mientras Querétaro lo hizo en 38.8 por ciento.

José Luis de la Cruz mencionó que es probable que después de varios años de crecimiento de estas últimas entidades estén mostrando desaceleración.

No obstante, el aumento de San Luis Potosí se debe a la presencia del fabricante de automóviles BMW, además de levantarse dos parques industriales para empresas de autopartes y en Ciudad Valle una central de abastos, acotó el especialista del Tecnológico de Monterrey.

firma de convenios con la shcp

Gobierno de NL recibirá recursos federales por 527 millones de pesos

Monterrey, NL. El gobierno de Nuevo León recibirá 527 millones de pesos de recursos federales, los cuales serán destinados al pago a policía militar, compra de vehículos para transporte de personas con discapacidad y obras en 19 municipios.

El secretario de Finanzas y Tesorería General del Estado, Carlos Garza Ibarra, acudió a la Ciudad de México a firmar los convenios con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para la transferencia de dichos recursos.

Garza Ibarra informó que de los recursos que ejercerá la administración estatal, 140 millones de pesos, corresponden al Fondo de Fortalecimiento Financiero y serán destinados al pago de salarios de 1,000 policías militares.

“La seguridad es un tema de la máxima prioridad para el gobierno del estado, y estos recursos nos permitirán cumplir los compromisos establecidos con la Secretaría de la Defensa Nacional”, afirmó.

Del Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad, el gobierno estatal recibirá 17.3 millones de pesos.

Estos recursos serán canalizados a través del sistema de Desarrollo Integral de la Familia estatal para la compra de 22 vehículos adaptados.

Además, se destinarán 332.8 millones correspondientes al Fondo de Programas Regionales para 19 municipios de Nuevo León.

El tesorero argumentó que con esos recursos se financiarán 113 proyectos de infraestructura en regiones como Montemorelos, Hualahuises, Escobedo y General Terán.

A su vez, del Fondo de Proyectos de Desarrollo Regional se transferirá un total de 36.9 millones de pesos a los municipios de Melchor Ocampo, Hualahuises, China, Santa Catarina, Cerralvo, Montemorelos y Cadereyta. (Con información de Lourdes Flores)

estados@eleconomista.mx