Tijuana, BC. El valor de construcción generado en Baja California por parte del sector público disminuyó 33.5% a tasa anual real en enero del 2018, que representó el segundo peor inicio en los últimos 12 años (en el 2017 la caída fue de 48.1%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El presidente de Compañías Mexicanas de la Industria de la Construcción de Ensenada (Comice), Luis Carlos Soto, advirtió que la obra pública en Baja California está en el olvido por parte de las autoridades estatales y federales que en los últimos años han reducido la inversión para la industria.

En el 2017, dijo, la cantidad de recursos destinados para el desarrollo de este sector alcanzó 2,500 millones de pesos, la mitad de lo que fue destinado el año previo.

Sin embargo, señaló que para mantener el balance de la industria, el estado impuso una estrategia que se abocó al impulso de los proyectos bajo el esquema de Asociación Público-Privada (APP) que han significado endeudar parte del erario, al convertir al gobierno estatal en una especie de garantía para los inversionistas.

Los sectores que han tenido un auge con la participación del sector privado son la construcción de naves industriales que llegan para instalar nuevas plantas así como el desarrollo de condominios verticales y que son de un alto costo.

El presidente de Comice manifestó que  la edificación de vialidades, nodos, rehabilitaciones de calles y/o construcción de bulevares se han estancado; solamente en los últimos dos años se construyeron el Nodo 20 de Noviembre que fue con recursos del 2016, y otro más que está situado en las inmediaciones del aeropuerto de la ciudad.

“El problema es que si las empresas dejan de hacer obra pública eso no sólo les afecta a las compañías sino también a los trabajadores, porque se pierden empleos”, lamentó.

recorte

Desde octubre del año pasado, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) ya advertía de una tendencia negativa. Para esa fecha, el organismo empresarial informó que la obra pública en Baja California había caído 29% durante el primer semestre del 2017, comparado con el mismo periodo del año previo.

El vicepresidente de CMIC en Tijuana, Óscar Alberto Cortés, explicó que uno de los motivos fue la incertidumbre que ha generado la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca para que los inversionistas inyecten capital en la infraestructura de la ciudad.

Otra de las causas, indicó, son los recortes presupuestales que ha realizado la Federación al gasto que tiene destinado para obras públicas, que en el caso de Baja California ha significado una disminución de 77.5%, ya que en el 2016 se entregaron 4,000 millones de pesos, mientras que para el pasado apenas alcanzaron a gestionar 900 millones.

[email protected]