Puebla, Pue. El próximo jueves, José Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, rendirá protesta como presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Puebla, quien solicitará al gobierno estatal la reducción del Impuesto Sobre Nómina (ISN) o que se desaparezca para el próximo año, ya que en la actualidad se cobra el 2.5 por ciento.

Además, pedirá al mandatario Miguel Barbosa Huerta, quien será invitado, que se tengan mejores estrategias para el combate de la inseguridad que afecta en la imagen del estado con los inversionistas, a quienes se les deben garantizar las condiciones para convencerlos de aterrizar un proyecto.

Mencionó que mantendrán un organismo de puertas abiertas para platicar con las autoridades de los tres niveles de gobierno, pero no dejar de ser críticos cuando haya acciones que no correspondan a cuidar la estabilidad social.

Alarcón Rodríguez dijo que el CCE, con 25 cámaras y asociaciones, es un organismo comprometido con abonar a través de sus 26,000 socios en seguir generando inversiones y empleos como demanda la sociedad poblana, postura que continuará en su gestión.

Sin embargo, comentó que la Iniciativa Privada pedirá que se mantenga la transparencia en el manejo de los recursos públicos y sobre todo de lo que se recauda con el cobro de impuestos y otros servicios.

El nuevo dirigente, quien fue hasta hace unos meses presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), asumirá el cargo este 5 de septiembre para estar dos años y con uno para reelegirse.

Insistirán en agenda empresarial

Reconoció que no se pudo dar una reunión previa a su posesión con el mandatario poblano, para saber cuáles serán los puntos de la agenda empresarial que tienen y pueden aplicarse para contribuir a la economía del estado.

Puntualizó que en el desarrollo económico del estado no pueden ser excluidos, porque tienen una radiografía más amplia hacia dónde debe transitar la entidad en los cinco años y cuatro meses del sexenio que inició la mandataria Martha Erika Alonso Hidalgo, pero que dejó truncó al sufrir un accidente el cual le costó la vida, tras estar sólo diez días en el cargo.

Mencionó que tras la extinción de Proméxico como organizador de misiones comerciales y que sirven de promoción para los empresarios poblanos, es necesario que esta administración concrete una oficina para hacer esa labor y buscar atraer más inversiones extranjeras.

Dijo que la entidad con el potencial logístico que ofrece, tendría que estar entre los primeros cinco lugares del país en capital extranjero, pero no ocurre y tampoco se ha logrado diversificar la economía con fortalecer otros sectores industriales como son textil y alimentos, para dejar de tener la alta dependencia del sector automotriz encabezada por Volkswagen y que en una crisis puede tener repercusiones en empleo local.