Monterrey, NL. Para dar certeza jurídica a futuras inversiones en el estado, es urgente resolver algunos problemas de la tenencia de la tierra, como los derechos de paso, afirmó Fernando Turner, secretario de Desarrollo Económico de Nuevo León.

El secretario explicó que Nuevo León puede ser un productor de equipos de energía, sin embargo, la tenencia de la tierra es una de las cosas que van a detener o hacer que demore el beneficio de la energía barata, debido a que hay muchos terrenos intestados, títulos apócrifos y pleitos de ejidos , afirmó.

Comentó que hay algunas empresas para sistemas de energía no renovable, esto junto con la llegada de energía barata a Salinas Victoria, Linares y Anáhuac.

La labor de la administración estatal es cuidar que las grandes compañías que vienen a negociar con los ejidatarios no abusen y se logre una negociación razonable, ya que los abusos traen falta de certeza, los dueños se manifiestan y las líneas se bloquean, hay mucha tarea que hacer , dijo el funcionario.

Por otro lado, el gobierno requiere darle certeza jurídica a las inversiones, por ejemplo los gasoductos, tienen que pasar por muchos ranchos y ejidos, el tema es conseguir los derechos de paso, es muy costoso para los que tienen un gasoducto o una línea eléctrica (...) y el gobierno estatal busca que los costos sean mínimos , añadió.

Derechos de paso

Del territorio nacional, 52% es zona ejidal y comunal y 37% es zona privada, según datos del senador Francisco Cabeza de Vaca del PAN.

En los municipios de Sabinas, Vallecillo, China, General Bravo, se encuentra parte de la Cuenca de Burgos, allí se estima que los propietarios de la tierra tienen extensiones que van desde 20 hasta 10,000 hectáreas, dijo César Cantú Martínez, valuador de bienes nacionales, registrado en el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), en una reunión con miembros de la Asociación Mexicana de Profesionales de Inmuebles (AMPI).

César Cantú consideró que lo que va a ocurrir es un proceso de renta del uso de la tierra y se le pagará a los propietarios un valor justo, porque la nación lo requiere y se establecerá una ocupación temporal.

.maria.flores@eleconomista.com.mx