Monterrey, NL. El mercado inmobiliario industrial de Nuevo León empezará a liderar la recuperación de este sector y la llegada de inversión extranjera, debido a las políticas que impulsará el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que se verán reflejadas en el impulso a la manufactura, nuevas inversiones y consumo, indicó a El Economista, Sergio Resendez, director general de Colliers International en Monterrey.

Agregó que en el primer y segundo trimestre de 2020 el mercado inmobiliario industrial estuvo lento, sin embargo, hubo un “estirón” en el tercer trimestre y en el cuarto trimestre hubo un buen cierre de operaciones.

Sergio Resendez dijo que al finalizar el 2020, Nuevo León superó los 2,700 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa, con una caída de 14% en comparación con el año anterior, pero destacó que la perspectiva para el siguiente año es positiva ya que se podrían retomar inversiones que fueron postergadas por la pandemia, así como la atracción de otras bajo los lineamientos del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Aumenta inventario

En el Reporte del Mercado Industrial  del cuarto trimestre de 2020, Colliers International, indica que el inventario de este mercado en la Zona Metropolitana de Monterrey, tuvo un incremento de 168,000 metros cuadrados, cerrando con poco más de 1,000 propiedades industriales.

Al cierre del cuarto trimestre de 2020 se tienen monitoreadas 1,075 naves de Clase A y B en el área metropolitana de Monterrey que suman un total de 13,639,238 metros cuadrados distribuidos en los nueve sub mercados que conforman el mercado industrial.

Por otra parte, se tienen monitoreados 34 edificios en construcción, con una extensión cercana a los 470,000 metros cuadrados que se integrará al mercado en los próximos meses.

La disponibilidad total en el cuarto trimestre fue de 797,000 metros cuadrados del inventario total existente,  representando una tasa del 5.8%, manteniéndose sin cambios importantes respecto al periodo anterior.

La actividad de mercado se registró en alrededor de 200,000 m2 distribuidos en transacciones de venta y renta, cerrando con una absorción neta (es la que muestra el cambio en la ocupación de un inmueble) de poco más de 120,000 m2, al considerar las desocupaciones del mercado.

kg