Monterrey, NL. Con el Covid-19 se ha tomado conciencia de la relevancia de la logística, pues todo tiene que ser transportado hasta los hogares, sin embargo, se estima que hay un déficit de 50,000 operadores de transporte de carga en todo el país, por la falta de competencias y que no se logra atraer a jóvenes a este sector.

Así lo comentó a El Economista, Marisol Fernández Alonso, directora de Inversión Social, en Nacional Monte de Piedad, quien agregó:

“Se estima que el déficit (de conductores de autotransporte) puede llegar a 50,000 personas, las causas son la falta de competencias, y que no se logra atraer a jóvenes a este sector”.

La Encuesta Anual de la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU), revela que se prevé un déficit de operadores del 18% en México, lo que amenaza el autotransporte, la cadena de suministro, el comercio y la economía, destacó la directiva.

Por ello, Nacional Monte de Piedad en alianza con la transportista de carga Schneider lanzaron un programa piloto en Nuevo León, para capacitar a 29 jóvenes vulnerables, como operadores de autotransporte.

El curso tendrá una duración de tres meses, incluye habilidades socioemocionales, regularización de lectoescritura y educación STEM, --que ofrece habilidades para la empleabilidad de los jóvenes--, por ejemplo, los capacita para manejar autotransporte estándar. Posteriormente tendrán una práctica profesional durante siete meses con las empresas transportistas.

La directiva estimó que los resultados del programa piloto se empezarán a ver a finales de marzo o abril de 2022.

Como contexto, Fernández Alonso explicó que desde hace tres años Monte de Piedad decidió dedicar una parte de los donativos que otorga anualmente a organizaciones de la sociedad civil, para trabajar en la empleabilidad de los jóvenes más vulnerables.

Esto forma parte del proyecto “Transformando de Fondo”, donde se acercan con empresas interesadas en emplear a jóvenes vulnerables; como Schneider, quien busca soluciones para combatir la problemática del déficit de conductores de transporte de carga, que no está siendo cubierta, pese a que en el país hay más de 9 millones de jóvenes que no encuentran un empleo digno.

Es una oportunidad para generar una alianza entre el transporte de carga y los  jóvenes más vulnerables del país”, además de sumar a mujeres a este tipo de empleo. Como ejemplo, citó que en Monterrey un aliado de Schneider tiene 150 conductores de carga pesada, sólo una es mujer, mientras que en el programa piloto ya se inscribieron tres mujeres, recalcó.

Por otra parte, la selección de los jóvenes la hizo la asociación Servicios a la Juventud (Seraj), y Youthbuild México. La convocatoria se hizo por Facebook, de puerta en puerta y con carteles en la zona metropolitana de Monterrey, y se presentaron 300 participantes.

A partir de ahí, hubo un proceso de entrevistas y se trabajó con los formadores de Schneider para definir el perfil de los conductores de transporte de carga pesada y sobre todo, ver cuáles criterios tenía la empresa, si eran muy restrictivos para poder llegar a los jóvenes vulnerables.

Los 29 jóvenes que participarán en el programa piloto son de los municipios de Juárez, García, Apodaca, Escobedo, Guadalupe, Ciénega de Flores, El Carmen y Santa Catarina.