Monterrey, NL. De enero al mes de julio Nuevo León captó 34,225 millones de pesos, esto representó una baja de 1,959 millones de pesos con respecto al presupuesto, es decir 5% menos que lo programado y 4% por debajo de lo registrado en el mismo periodo del año anterior. Por ello se ajustará el presupuesto a dependencias, organismos y poderes locales.

El secretario de Finanzas y tesorero general del estado, Carlos Garza Ibarra, explicó que las participaciones federales sumaron 22,090 millones de pesos de enero a julio, lo que representó una disminución de 1,324 millones de pesos con respecto a lo programado y una baja de 3% comparado con lo que recibió en el mismo periodo de 2019.

En julio, dijo, la entidad recibió 938.6 millones de pesos del Fondo para la Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), los cuales fueron destinados de inmediato a la atención de necesidades urgentes generadas por la contingencia de salud por el Covid-19, así como a los municipios, en los porcentajes que establece la Ley de Coordinación Fiscal.

Sin embargo, estos recursos sólo compensaron alrededor del 50% de la caída de las participaciones federales a Nuevo León, expuso.

Los ingresos propios en el periodo enero a julio fueron por 12,135 millones de pesos, con una diferencia negativa de 635 millones de pesos, lo que significa 5% menos de lo previsto en el presupuesto, y 6% menores a lo recaudado en el mismo periodo del año pasado.

El secretario de Finanzas explicó que los ingresos propios que mayor retroceso presentan son los generados por el Impuesto sobre Nóminas (ISN), los impuestos a casinos —negocios que siguen cerrados por la pandemia—, el hospedaje, los derechos vehiculares y los servicios del registro público.

Reconoció que la situación financiera de Nuevo León es delicada, por lo que el gobierno del estado continúa realizando ajustes tanto a la calendarización del gasto público como a la asignación de recursos a sus propias dependencias, a organismos descentralizados y autónomos, así como a los poderes Legislativo y Judicial.

En el Informe de Avance de Gestión Financiera correspondiente al segundo trimestre de 2020, entregado el pasado 31 de julio al Congreso estatal, se informó de la tendencia a la baja en los recursos que transfiere el gobierno federal y en los ingresos propios, producto de la contracción económica derivada de la contingencia por el Covid-19.