Guadalajara, Jal. Las nuevas inversiones anunciadas para Jalisco, tanto de empresas nacionales como extranjeras, permitirán absorber a los trabajadores que se quedarán sin empleo por el cierre de proyectos en el estado.

El coordinador general estratégico de Crecimiento y Desarrollo Económico en Jalisco, Alejandro Guzmán Larralde, afirmó que en el corredor industrial de El Salto la empresa de aceros Corey generará 1,000 nuevos puestos de trabajo, mientras Diageo en Atotonilco abrirá otras 1,000 fuentes de empleo.

“Están muchos incrementos de empleo en las empresas tecnológicas del Área Metropolitana de Guadalajara. La construcción sigue siendo un motor interno, comercio y servicios sigue estando dinámicos (...) eso nos va a ayudar a compensar”, destacó el funcionario.

Entre las empresas que han anunciado cierre de proyectos en Jalisco se encuentra la armadora de automóviles Honda, que trasladará la producción de la camioneta CR-V de la planta ubicada en El Salto a su armadora en Celaya, Guanajuato.

Aunque la compañía japonesa afirmó que no habrá despidos de personal, los propios trabajadores informaron que se les está conminando a acogerse a programas de retiro voluntario, pues la intención es cerrar 1,200 plazas que corresponden a los dos turnos de producción.

En tanto, el pasado mes de julio la multinacional Celanese, empresa global especializada en diseño y fabricación de materiales sintéticos, basada en el municipio de Ocotlán, anunció que debido a la reducción en la demanda de acetatos cerrará definitivamente las operaciones de su unidad de fabricación el próximo 31 de octubre, y la planta de Virginia absorberá la producción.

Aunque en el comunicado la compañía no informó cuántos trabajadores perderán su empleo con el cierre, el presidente municipal de Ocotlán, Paulo Gabriel Hernández, refirió que son alrededor de 500 ocotlenses los que perderán su fuente de trabajo.

Desarrollo de industria

Pese al optimismo de Alejandro Guzmán Larralde, el empresario del sector textil, Jorge García Fernández, advirtió que factores tanto nacionales como internacionales están afectando el desarrollo industrial de la entidad.

El también propietario de la extinta Hilasal Mexicana dijo a El Economista que la política económica del gobierno federal y la ola de violencia e inseguridad que se vive en el país y en el estado sí afectan la inversión en la entidad.

“Nos preocupa la seguridad de inversión; la gente no se siente muy segura en invertir (...) Sí hay un problema de inseguridad muy serio y la gente se asusta”, refirió García Fernández.

“La falta de seguridad en las políticas económicas; ha habido varios mensajes que no dejan conforme a nadie, eso hace que te retires y decidas esperar un rato en invertir”, puntualizó el invitado permanente del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco.

[email protected]