El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, indicó que no se frenará la obra pública ni se escatimarán recursos para la reactivación financiera en el estado, debido a que se cuenta con finanzas públicas sanas para enfrentar la emergencia sanitaria, a pesar de que haya recortes en las participaciones federales por la caída de la economía nacional (-0.1% en el 2019, más las previsiones de contracciones en el 2020).

En entrevista radiofónica desde el aislamiento domiciliario, donde se encuentra tras dar positivo a Covid-19, señaló que con las medidas de higiene pertinentes, se continuará el desazolve en la bifurcación del río Mezcalapa a la altura de la compuerta El Macayo, para garantizar el abasto de agua a la ciudad de Villahermosa.

Además, anunció que para finales de mayo se iniciará la construcción del distribuidor vial de avenida Universidad, del C-5, de las plantas potabilizadoras en Macuspana y de la línea de conducción en la planta Chichicaste en Centla, así como la ampliación de la planta El Mango.

“El 2020 no va a ser un año perdido, el gobierno del estado tiene la capacidad financiera, técnica, humana, para que una vez que pasemos de la emergencia sanitaria volvamos a poner en marcha el trenecito y que haya obra pública, que haya generación de empleos, que haya bienestar en el estado”, enfatizó.

Aseguró que el gobierno estatal no tiene atrasos en el pago a proveedores, “De las obras públicas 99% y de la proveeduría del estado 96% es a favor de los constructores y empresarios tabasqueños”; añadió que en el 2019 se invirtieron más de 1,800 millones de pesos en obra pública y este año se tiene contemplada una inversión de casi 3,000 millones.

“Nada detendrá el progreso”

El mandatario informó que debido a que se prioriza la salud, se han invertido alrededor de 500 millones de pesos en la reconversión de hospitales, equipamiento e insumos para enfrentar el coronavirus.

Aseveró que no han escatimado recursos financieros, técnicos y humanos para que Tabasco salga adelante de la crisis sanitaria.

Afirmó que ya se está readecuando el presupuesto para que una vez que pase el pico de la enfermedad, se presente un esquema de apoyos para las familias más vulnerables.

“Son tiempos difíciles donde se tiene que privilegiar la salud y la vida de las personas, para posteriormente atender la recuperación económica”, señaló.

En cifras

De acuerdo con datos de la SHCP, la deuda de Tabasco (estado, municipios y entes públicos) ascendió a 7,358 millones de pesos al cierre del 2019 (lugar 17), monto que significó un aumento anual real de 41.9%, la variación más elevada en el país.

Mientras en el Sistema de Alertas se ubica en semáforo verde (endeudamiento sostenible).

[email protected]